26/7/13 Mi selección de la semana en Fitness y Salud.

Subido por on Jul 26, 2013 in BLOG, Selección de Pili | 0 comments

Sé que tienes una agenda muy ocupada, pero quieres mantenerte al día con las últimas noticias e investigaciones sobre fitness y salud. Por eso, cada semana te informo sobre un artículo reciente que he leído. El artículo de esta semana es:

Exercise in a Pill? The Search Continues [Ejercicio en una Pildora? La investigacion continúa]

Estudios publicados recientemente nos hablan de la atractiva posibilidad de que algún día podamos tener los beneficios del ejercicio tomándonos una pildora en lugar de sudar en el gym. Pero a pesar de esto queda la duda de si esta medida es lo suficientemente sabia.

 Aquí mi resumen:

El más alentador de los nuevos estudios publicado en la revista Nature Medicine, se basa en otro importante estudio publicado el año pasado en Nature Publishing Group, en el cual los investigadores del Instituto Scripps en Júpiter, Florida, informaron que un nuevo compuesto que habían creado e inyectado en ratones obesos, aumentó la activación de una proteína llamada REV-ERB, la cual es conocida por aumentar parcialmente los ritmos circadianos y  relojes biológicos en animales. Los animales que fueron inyectados con este compuesto perdieron peso e incluso, aún con una dieta alta en grasa, mejoraron su perfil de colesterol.

Inesperadamente, los ratones tratados también comenzaron a usar más oxígeno durante todo el día y a gastar aproximadamente un 5 por ciento más de energía que los ratones no tratados, a pesar de que no se movían más que los otros animales. De hecho, en la mayoría de los casos, eran físicamente más perezosos e inactivos de lo que habían sido antes de las inyecciones. La droga, al parecer, les proporcionaba un entrenamiento con un mínimo de esfuerzo.

Intrigados, los científicos de Scripps, en colaboración con investigadores del Instituto Pasteur en Francia y otras instituciones, se dispusieron a ver lo que el compuesto podría estar haciendo dentro de los músculos para proporcionar este ejercicio artificial. Ellos sabían que la droga había aumentado la potencia de la proteína REV-ERB, pero hasta ahora nadie sabía lo que en realidad la proteína REV-ERB hace en los músculos. Así que empezaron mediante el desarrollo de una cepa de ratones que no podían manifestar en gran medida la proteína en sus células musculares.

Esos animales demostraron ser anti-atletas. Una de las características del ejercicio aeróbico regular es que aumenta la cantidad y el vigor de las mitocondrias en los músculos, las estructuras celulares que ayudan a generar energía mientras se consume oxígeno. Pero los músculos de estos animales contenían pocas mitocondrias.

Como resultado, los animales habían disminuido su resistencia, con una capacidad máxima de oxígeno de un 60 por ciento por debajo a la normal. Estos alcanzaron el nivel de agotamiento en las pruebas de las caminadoras mucho antes que los ratones que no estaban siendo tratados.

Pero cuando, en una parte separada del experimento, los científicos añadieron su compuesto para aislar las células musculares de los ratones deficientes, estas comenzaron a bombear más de la proteína REV-ERB. Esas células, posteriormente, comenzaron a crear un gran número de nuevas mitocondrias y fortalecieron las ya existentes.

Por último, los científicos inyectaron su compuesto en ratones sedentarios, estimulando la producción de REV-ERB mas allá de lo que se considera normal. Cuando se pusieron a los ratones sedentarios sueltos en las pequeñas caminadoras, corrieron una distancia más larga y por más tiempo que los animales no tratados, según los autores, a pesar de que no habían estado entrenando previamente.

El medicamento “ciertamente es una mímica del ejercicio”, dijo el co-autor del estudio, Thomas Burris. No es inconcebible, añade, que en algún momento en el futuro, tal droga pudiera permitir a la gente, especialmente a aquellos que son discapacitados o no se pueden ejercitar de otra manera, disfrutar de los beneficios del ejercicio sin esfuerzo.

Pero ese momento aún está muy distante, con muchas preguntas sin respuestas. Es todavía desconocido, por ejemplo, si el aumento de los niveles de REV-ERB en personas sanas es posible, y si los atletas podrían utilizar el compuesto para doparse.

Y una mayor preocupación sería si tan solo una píldora puede aspirar a reproducir los efectos fisiológicos complejos del ejercicio físico y si, al tratar de crear uno, corremos el riesgo de consecuencias imprevistas.

Sin embargo, el sueño del acondicionamiento físico sin esfuerzo sigue siendo atractivo. “Sé que probablemente hay un montón de personas que prefieren tomar una píldora en lugar de correr unas pocas millas”, dijo el Dr. Burris.

Pero, añade, el objetivo fundamental de la investigación es ayudar a aquellos que no pueden hacer ejercicio, no a aquellos que se niegan a hacerlo, y aun así los beneficios serán menos.  “El ejercicio tiene muchos beneficios para la salud y ningún fármaco puede recrearlos todos”, concluye. Esto significa que una buena caminata o nadar probablemente nunca serán totalmente reducibles a forma de tabletas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *