7 Maneras en que el ejercicio cambia tu cerebro

Ejercitarse tiene muchos beneficios físicos. Sin embargo, estar en forma es bueno no solo para tonificar nuestros músculos y perder peso. Tu cerebro también se beneficia e incluso cambia en respuesta a la actividad física.

Tu salud mental, desempeño laboral e incluso tus relaciones podrían tener una  mejoría que solo la actividad física provee.

Aquí hay 7  maneras en que el ejercicio cambia tu cerebro:

 

1.- El ejercicio hace que el cerebro crezca

 

Muchos piensan que nos quedaremos con el mismo cerebro desde que nacemos hasta que morimos, y las investigaciones han demostrado que no es así.

El ejercicio contribuye al crecimiento de nuevas neuronas en el hipocampo (la parte del cerebro asociada con el aprendizaje y la memoria), ya que hay un incremento del Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro— BDNF por sus siglas en inglés—que es una proteína que actúa como fertilizante para las neuronas, haciendo que estas crezcan y se reproduzcan.

Así que si quieres mantener tu cerebro optimizado y saludable, ejercítate.

 

2.- El ejercicio te hace sentir más segura

 

Ejercitarse es más que ir al gym y sudar. Cada paso cuenta, desde hacer tu entrenamiento y trabajar duro hasta el último set, se necesita un esfuerzo consciente, físico y mental.

Esta combinación y la disciplina que hay que tener para llevar a cabo la actividad física aumentan tus niveles de energía, lo que crea una sensación de realización. Y al cerebro esto le encanta.

 

3.- El ejercicio baja la ansiedad

 

El ejercicio es una poderosa herramienta para enfrentar la ansiedad como desorden. Y esto es porque el ejercicio provee distracción. Literalmente, moverte pone tu mente en otras cosas.

Estudios han demostrado que las personas ansiosas responden bien a cualquier distracción dirigida. Por ejemplo, sentarse quietos, meditar, almorzar con amigos, leer una revista.

Sin embargo, los efectos antiansiedad del ejercicio duran mucho más y acarrean otros beneficios.

 

4.- El ejercicio te ayuda con el estrés

 

La mejor manera posible de combatir el estrés es con el ejercicio. Según la Clinica Mayo, el ejercicio aumenta la producción en el cerebro de los neurotransmisores llamados endorfinas. Estas son las encargadas de hacernos sentir positivos y lidiar mucho mejor con la batalla del día a día.

En este sentido lo mejor que puedes hacer es elegir una actividad física que disfrutes para que  puedas ser consistente.

 

5.- El ejercicio te pone en el mejor de los estados de ánimo

 

Según la Asociación Americana de Psicología, el ejercicio tiene el poder de mejorar nuestro estado de ánimo, tanto a corto como a largo plazo.

Estudios de más alcance también han sugerido que la gente que se ejercita tiene más bajos niveles de depresión que esos que son sedentarios.

Y la gente que ha parado su actividad física ha reportado sentirse más deprimidos que aquellos que se mantienen en un régimen de ejercicio regular.

 

6.- El ejercicio prepara tu cerebro para el trabajo

 

Si tienes problemas para mantenerte enfocado en tu trabajo, te aliento a que consideres dedicar parte de tu hora de almuerzo a ejercitarte. 

Cuando te ejercitas aumenta el flujo de sangre a tu cerebro. Como la sangre lleva más oxígeno a las células cerebrales, será más fácil pensar más claramente, enfocarse y tomar mejores decisiones.

Otra cosa que puedes hacer es dar un paseo, y reemplazar el ascensor por las escaleras, para que tengas una tarde más productiva en tu oficina.

 

7.- El ejercicio te hace más feliz

 

Tengo una cliente que cuando llego a mi estudio sentía que había perdido el control de su vida. Estaba a punto de cumplir 50 años y había aumentado 50 libras.

Decidió empezar a ejercitarse y, antes de darse cuenta, había empezado a perder peso. Además notó que dejó de ser tan crítica con ella misma y con los demás.

Su familia a su vez, notó ese cambio y empezó a querer compartir más tiempo con ella, lo que la hizo sentirse mejor y tuvo también un cambio en su actitud.

Ella no tenía una depresión per se, pero no había duda de que se había comenzado a sentir más apasionada de la vida desde que empezó a ejercitarse. Y descubrió por accidente que podía ser más feliz.

 

Más…

 

Necesitamos cambiar nuestro enfoque con relación a la actividad física. Cuando entendamos como la actividad física nos puede ayudar ahora, hoy, será mucho más fácil incorporarla a nuestra vida.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Pili Cuadrado
[email protected]
No Comments

Post A Comment