¿Cómo es tu actitud hacia el ejercicio?

 

Tu actitud hacia el ejercicio tiene muchísimo que ver con tus resultados. ¿Cómo es tu actitud hacia el ejercicio?

Si no estás teniendo los resultados que esperabas, revisa la actitud que tienes con tu actividad física o tus entrenamientos.

Aqui te dejo algunos puntos que puedes revisar y determinar si tienes una buena actitud hacia tus entrenamientos.

 

Entusiasmo

 

Lo primero que debemos tener para cumplir un objetivo es entusiasmo. Recuerda la frase de Ralph Waldo Emerson, “Nada grande se ha hecho sin entusiasmo”. Con lo cual debe ser una de la primeras cosas que debes revisar a la hora de ejercitarte.

Entrena con gente entusiasta. ¿Sabías que las energías se recogen? Entrenar en grupo, con personas que tengan entusiasmo te beneficiará en gran medida. 

 

Fuerza de Voluntad

 

La fuerza de voluntad es un músculo que debemos trabajar como los otros músculos del cuerpo. Si no la ejercitas, con el tiempo se vuelve débil. Sin embargo cuando la trabajas regularmente, se hace más y más fuerte, siendo capaz de ayudarte, entre otras cosas, a conseguir tus metas de fitness exitosamente.

 

Energía

 

Cuida tu energía. La necesitas no sólo para realizar tus entrenamientos, si no también en tu día a día, en tu trabajo y para relacionarte con los demás.

Necesitas energía para ejercitarte. Y tendrás más energía cuando te ejercites. Este es el efecto onda de un estilo de vida activo. 

 

Dos actitudes diferentes, dos resultados distintos

 

Hace unos meses tenía en uno de mis grupos dos personas con actitudes completamente diferentes hacia el ejercicio.

Una no ponía nada de intensidad en el entrenamiento. Tampoco entusiasmo. Ni siquiera hacia el esfuerzo de trabajar con una buena forma.

La otra era todo lo contrario. Se ejercitaba con entusiasmo. Con intensidad y con la mejor intención de realizar los movimientos de la mejor forma posible.

Fueron pasando los meses y había una gran diferencia entre una y otra. No solo física, sino también emocional. La que trabajaba sin entusiasmo, no tuvo ningún resultado, con lo cual no estaba conforme con las clases y abandonó.

La que trabajo con entusiasmo y esfuerzo, tuvo cambios en su composición física. Y además se  volvió una persona más segura, más positiva y más energizada. Esto provocó un efecto onda tan positivo que, sus entrenamientos se tornaron su prioridad. 

 

Todo en la vida es cuestión de actitud

 

Necesitamos una buena actitud para tener resultados en lo que sea que hagamos.  También necesitamos una actitud positiva ante la vida si queremos ser felices. 

Si tu actitud hacia el ejercicio no es buena, no conseguirás resultados. No importa por cuanto tiempo te ejercites ni cuantos días a la semana lo hagas. En este sentido te aliento, a que revises la actitud que tienes hacia tus entrenamientos y, si no es la más adecuada, entonces debes trabajar en ella si quieres tener resultados. 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Pili Cuadrado
[email protected]
No Comments

Post A Comment