Hace tres años, cuando mi padre tenía 92, le hice un artículo en el que me contaba sus secretos para llegar a los 90 en forma y con una mente brillante. Recuerdo que tuvimos una conversación muy amena que, en ese momento, me transmitió una...