ejercicio y ansiedad

Ejercicio: Una herramienta poderosa para enfrentar la ansiedad

Subido por on Abr 6, 2017 in BLOG, Ejercicio, ejercicio y ansiedad | 0 comments

ejercicio y ansiedad

Imágen: Shutterstock

 

El ejercicio es una poderosa herramienta para enfrentar la ansiedad como desorden. Este tema esta muy bien explicado en un libro sobre ejercicio que, es hasta ahora uno de mis favoritos. 

En Sparkla vasta información relacionada con cómo el ejercicio nos regala, incluso, un mejor cerebro, ¡es oro! 

Uno de los capítulos que más me han impactado es el de ejercicio y ansiedad. Es por esta razón que, me animé a compartirlo con ustedes.

La elegancia del ejercicio como una forma de enfrentar un estado generalizado de ansiedad–todos los días–es que, este trabaja en ambos cuerpo y el cerebro.

Es de esta elegante manera que este tendrá un efecto único y maravilloso en nuestras vidas, cuando manejamos un estado de ansiedad generalizado.

 

El ejercicio provee distracción

 

Literalmente, moverte pone tu mente en otra cosa. El hecho de, por ejemplo, subirte a una elíptica, te ayuda a romper con tu estado de ansiedad y enfocarte en otra cosa que no sea el miedo a tu próximo ataque de pánico.

Estudios han demostrado que las personas ansiosas responden bien a cualquier distracción dirigida. Por ejemplo, sentarse quietos, meditar, almorzar con amigos, leer una revista.

Sin embargo, los efectos anti ansiedad del ejercicio duran mucho más y acarrean otros beneficios secundarios que, son los que siguen.

 

El ejercicio reduce la tensión muscular

 

El ejercicio sirve como un interruptor de circuito al igual que los betabloqueantes, interrumpiendo las señales negativas del cuerpo al cerebro que disparan la ansiedad.

Estudios han demostrado que, las personas con estados de ansiedad generalizada, tienen una sobre activación de los patrones eléctricos en los tendones y, que el ejercicio reduce esa tensión tal y como lo hacen los betabloqueantes.

Es por esto que los investigadores lo han llamado: el tranquilizante efecto del ejercicio. Ya que este reduce la tensión en los músculos, reduciendo de igual manera la ansiedad.

 

El ejercicio construye recursos en el cerebro

 

Todos sabemos que el ejercicio incrementa los niveles de serotonina en el cuerpo, tanto en el momento de ejercitarte como a largo plazo. Y la serotonina ayuda a regular las señales del cerebro, mejorando el rendimiento de la corteza prefrontal para inhibir el miedo.

 

El ejercicio nos enseña a ver diferentes resultados

 

Un aspecto de la ansiedad que la hace diferente a otros desordenes son, sus síntomas físicos. Ya que la ansiedad pone en juego el sistema nervioso simpático, cuando sientes que tu corazón late rápido y te cuesta respirar. Esto puede disparar la ansiedad o el pánico.

Pero esos mismos síntomas son inherentes al ejercicio aeróbico, por ejemplo—y eso es algo bueno. Si empiezas a asociar los síntomas físicos de la ansiedad con algo positivo, algo que puedes controlar, el recuerdo del miedo desaparece en contraste con la nueva memoria que se está formando.

 

El ejercicio mejora la resiliencia

 

Aprendes que puedes ser efectivo controlando la ansiedad sin dejar que se convierta en un ataque de pánico.

El término psicológico es “dominio propio” y, desarrollarlo es un poderoso preventivo en contra de la sensibilidad a la ansiedad y en contra de la depresión, que puede desarrollarse desde la ansiedad.

 

El ejercicio nos hace libres

 

Las personas ansiosas tienden a inmovilizarse a ellos mismos. Lo opuesto a esto, y su tratamiento es, tomar acción. Salir, explorar y moverse. ¡Ejercitarse!

La actividad física y el ejercicio pueden ayudar a las personas que sufren un desorden generalizado de la ansiedad, a continuar hacia adelante con su vida, ya que este ofrece un sentido de seguridad que nos ayuda a estar en control.

Si eres una de estas personas, te aliento a que encuentres un tipo de ejercicio que disfrutes y que realices, preferiblemente, en grupo. Te garantizo que tendrás una vida completamente diferente.

Read More