Ejercicio: Una Cosa que Puedes Aprender de tus Entrenamientos

Muchas de las personas con las que trabajo están tratando de instalar el hábito del ejercicio regular en sus vidas y ser consistentes. Lo que resulta en muchos casos difícil para la mayoría.

Lo cierto es que, parte de mi trabajo es ayudarles no sólo a instalar el hábito, si no también a entender que se le puede sacar muchísimo provecho a una rutina de ejercicio. Sobre todo si se entrena con grupos pequeños.

Pienso que entrenar en grupo le dá un valor añadido a nuestras vidas. Esto nos ayuda a ser más tolerantes y también a contagiarnos de los demás. Con ese empuje que a veces nos falta, no porque sea una competencia, si no porque las energías se contagian.

Hay una cosa que puedes aprender de tus entrenamientos. Y que a mí me ha servido enormemente.

Si prestamos atención en cómo nos desenvolvemos en nuestra vida diaria física y mentalmente, que tan fuertes somos, cómo es nuestra fuerza de voluntad es, muy fácil descubrir cuál es el efecto residual de tienen mis rutinas de ejercicios, en grupo, en mi vida en general.

Esta idea surgió porque hace unos días, un domingo, subí las escaleras para llegar a mi casa. Vivo en un quinto piso. Y en ese momento pensé que eso lo hago siempre porque decidimos, mi hija y yo, no utilizar más el ascensor desde el día que ella se quedó atrapada durante 20 minutos y la pasó muy mal.

Esta rutina se ha vuelto, eso. Un hábito que instalamos a raíz de una situación desagradable. Sin embargo, como ambas nos ejercitamos, no es para nosotros difícil hacer esto. Y justamente en eso pensábamos cuando un día en la playa decidimos hacer paddling y nos fue muy bien para ser la primera vez. Contábamos con el enfoque y la fuerza en nuestras piernas y core que hemos adquirido con nuestros ejercicios.

El hecho de ejercitarnos consistentemente ha hecho que tengamos otra visión de la fuerza física y mental en nuestras vidas. Y, no menos importante, de la energía y el entusiasmo que llevamos a nuestros grupos de aventura o entrenamientos.

 

Una cosa que puedes aprender de tus entrenamientos

 

Puedes aprender a analizar tu tiempo de ejercitarte. Qué energía recibes de tu grupo. La energía que aportas al grupo con el que entrenas. El valor que pone en tu vida tu entrenadora, tu equipo. Cómo se traduce ese trabajo en cualquier aventura, hacer paddling, hiking, correr un maratón. En tu trabajo como make up artist, maestra, CEO, chef, repostera, paisajista, mamá. ¡O en una emergencia!

Descubre para qué te sirven tus entrenamientos. Cómo puedes usar sus beneficios y qué valor ponen en tu vida. Aprovecha estos días de vacaciones y haz un esfuerzo consciente para que descubras cómo te hacen sentir tus rutinas y cómo puedes sacarle mejor ventaja en tu día a día y cuando estés de vacaciones.

¡Feliz Pascua Florida!

Pili Cuadrado
[email protected]
No Comments

Post A Comment