10 Lecciones que me ha dejado el 2017

Haciendo un recuento de las experiencias vividas a lo largo de este año que casi termina, me dí cuenta de que todo lo que viví sobretodo cuando tuve que salir de mi zona de confort, me sirvió para crecer como persona y aprender una lección.

Agradezco estas lecciones. Me han hecho una mejor persona. Y es lo que al final, como emprendedores, nos hará diferentes.

Aquí les comparto las lecciones que me ha dejado el 2017:

 

Cada distracción me costó-probablemente-una fortuna

 

Desde hace más de un año, trabajo en bloques de hora y media. Lo primero que hago es poner el celular en silencio y luego una señal en la puerta-no molestar-donde tengo mi espacio para crear. Sin embargo, muchas veces fui permisiva, sobretodo chequeando el celular. Perdiendo el enfoque e igualmente evitando tener ideas que de seguro me hubieran hecho más próspera.

 

Poner límites para ser más productiva y feliz

 

Tuve que hacerlo, cuando pagué el precio del gasto de energía y fatiga que ocasiona el no poner límites a personas, actividades o sitios que te drenan. Energía que necesito para estar alegre y más enfocada, en general para ser más productiva.  

 

Solitud como método para ser más creativa

 

Es cuando estamos solos que somos más creativos. Por eso aprendí que los momentos de solitud valen oro.

 

Mi alimentación impacta grandemente mi cerebro

 

¡Una lección bien aprendida! Y es que con la tendencia a la longevidad y un cerebro fuerte, hay que poner atención a lo que comemos. Si queremos que nuestro cerebro trabaje por años, hay que saber alimentarlo.

 

Planear momentos de diversión

 

A veces no se puede ser tan radical. Hay que planear tiempo para divertirse. Y sin irse a los extremos, se puede tener la mejor diversion. Es una manera de relajarnos y desconectarnos para volver más creativos y alegres.

 

Invertir en experiencias, no en cosas

 

Lo mejor que pude hacer por mí este año, fue invertir en experiencias. Las experiencias nos enriquecen como personas, nos ayudan a estar presente y es algo de lo que no nos cansamos.Cuando gasto en experiencias no hay adaptación idónea.

 

Ser auténtica me permite ser más prospera

 

Hay millones de personas haciendo lo mismo que yo y talvez mejor que yo. Sin embargo,  somos únicos y lo mejor que podemos hacer en vez de gastar energía y tiempo queriendo imitar a la competencia, es ser auténticos y poner valor utilizando nuestro don único, esto con toda segura nos hará más prósperos.

 

Practicar la gratitud me obliga a estar más presente

 

Hace unos meses empecé un diario de gratitud en el que cada noche escribo 3 cosas por las que estoy agradecida o 3 cosas que me pasaron ese día por las cuales quiero dar gracias. Este hábito me ha ayudado a estar más presente y consciente de cómo vivo cada día y también a ser más feliz.

 

Tener un propósito definido para ser feliz y libre

 

Mis días vividos a la deriva quedaron atrás, desde que empecé a vivir con un propósito definido ya no hay espacio para nada que no me permita ser libre y feliz.

 

Empatía como mi brújula interior

 

Desde que comencé a practicar la empatía en cada relación y en cada encuentro con personas que nunca había visto, tengo muy pocas frustraciones y además soy más compasiva. Ser empático es simplemente escuchar y solidarizarse con el sentimiento de los otros. Es uno de los mejores hábitos que he instalado en mi vida.

Realmente el 2017 ha sido mi mejor año en términos de aprendizaje no solo profesional sino también personal.

Ha sido mi año más próspero porque estuvo lleno de lecciones que de alguna manera y aunque no lo parecía me dejaron mejor. Quise compartir 10 de ellas, pero realmente han sido muchas más. Espero que de alguna manera les sirvan.

Les deseo un muy feliz fin de año y que el 2018 les traiga la oportunidad de ser mejores cada día.

 

Pili Cuadrado
[email protected]
No Comments

Post A Comment