No hay Excusas para el Deterioro.

No importa si estas en buena condición física o si tienes alguna condición en tus músculos o huesos, hay que ejercitarse para prevenir el deterioro.

En mi artículo No es lo mismo envejecer que deteriorarse hablo de que al contrario del envejecimiento, el deterioro es opcional. No es solo como te sientes, pero como te ves, que tan energizado estás, o cuanto entusiasmo tienes, y así un sin fin de cosas buenas que se suman a tu vida cuando te ejercitas.

El tiempo pasa y a veces no nos damos cuenta de que nuestro cuerpo se deteriora y esto acelera el envejecimiento. Estamos hechos para ejercitarnos y nuestro cuerpo funciona mejor cuando lo ponemos a trabajar. 

En casi todos los casos de enfermedades que afectan los músculos y huesos es recomendable ejercitarse. Los beneficios del ejercicio en estos casos son, también innumerables, y una vez empiezas un programa de entrenamiento, los cambios aunque no inmediatamente, seguro irán produciéndose. Por ejemplo, en el caso de la fibromialgia, de todas las medidas recomendadas, ejercitarse y mantener un tono muscular adecuado, son sin duda las más eficaces a largo plazo.

El efecto beneficioso del ejercicio aparecerá progresivamente, mejorando tu estado general y provocando en ti una mayor seguridad y grado de independencia, más energía, disminuyendo el dolor y aumentado la resistencia al ejercicio y al esfuerzo físico, y además evitando el deterioro.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Pili Cuadrado
[email protected]
No Comments

Post A Comment