Posts Tagged "Dieta"

3 Cosas que debes saber antes de empezar una dieta relámpago

Subido por on Jun 30, 2014 in BLOG, Dietas | 0 comments

dieta

Las dietas relámpago tienen efectos muy dañinos a la salud.

 

Si quieres perder peso, debes de pensar bien que plan de adelgazamiento elegirás. Pues cortar las calorías drásticamente, con una dieta relámpago–o de moda–para bajar de peso tiene efectos–muy dañinos–a largo plazo en tu salud.

En un estudio reciente, las personas que en una dieta extremadamente baja en calorías–500 calorías al día–durante 5 semanas, perdieron una cantidad de peso similar a esos en otra dieta de 1,250 calorías por día–por 12 semanas—19 a 18 libras, respectivamente. Pero el grupo que más hambre pasó, fue el que perdió más masa muscular, y hasta un mes después de haber dejado la dieta, estas personas tuvieron una significativa pérdida de músculo en comparación con las del otro grupo.

Esto es una muestra de por qué no debes  tenerle miedo a las calorias que ingieras. Según los especialistas, cualquier restricción de calorías para bajar de peso debe ser adaptado en base a cuanto pesas. En este sentido, si pesas más de 200 libras y deseas bajar, debes aspirar a no menos de 1,800 calorías por día.

No podemos olvidar que un excesivo corte en las calorías diarias, como es común en una dieta relámpago, obliga a tu cuerpo a quemar músculo para tomar la energía que no puede tomar de la grasa, con lo cual, si tienes menos masa muscular tu metabolismo se pondrá lento.

Para la pérdida de peso a largo plazo, las dietas relámpago no funcionan, y no solo porque reducen tu masa muscular, aquí hay tres razones más:

Las libras que se pierden son mayormente agua

Es verdad que pierdes muchísimo peso con una dieta extrema que no te permita comer carbohidratos. Por cada gramo de carbohidrato que consumes, tu cuerpo retiene 4 gramos de agua. Si dejaras de comer pasta, arroz y otros granos por tres días, perderás mucha agua de tu cuerpo y te verás mucho más delgado.

Sin embargo, el problema está en que no es grasa lo que estás perdiendo, y esa pérdida de peso es temporal y hasta que vuelvas a comer normalmente y bebas agua otra vez.

Estas dietas le hacen daño a tu cuerpo

Perder peso rápidamente y después ganarlo—dieta yo-yo—le pasa factura a tu sistema cardiovascular. Estudios en animales durante el 2013 han sugerido que la dieta yo-yo altera la grasa en los tejidos y baja la tolerancia a la glucosa, lo que podría incrementar un riesgo de diabetes y enfermedades del corazón, entre otras.  

Estas dietas no son sostenibles

Las dietas extremas definitivamente no tienen nada que ver con lo que es moderación. Estas tienen reglas a seguir que cortan grandes grupos alimenticios, haciendo imposible que tengas una vida social, al menos que quieras ser esa persona que ordene una ensalada, y sin aderezo, mientras los demás ordenan pizza.

Más, y no menos importante  

Muchas de las personas que llevan dietas, solo se preocupan por el número de libras que marca la balanza, en vez de preocuparse por lo que está pasando dentro de su cuerpo.

Si quieres perder peso y mantenerte, no consideres las dietas extremas. Lo mejor que puedes hacer es observar las porciones de los alimentos. Después, piensa en las pequeñas cosas que puedes hacer para cortar calorías de tus días, usa leche descremada en vez de crema en tu café, elige un corte de carne con menos grasa, o sírvete una porción extra de vegetales en vez de arroz, y si te fascina el arroz, como a mí, haz que te lo midan.  

Bonus:

Ejemplo plan nutricional de 1,200 calorías diarias, cortesía de la Dra. Mayra Suro de Saint-Hilaire 

Desayuno:

1 lonja de pan integral + 1 lonja de queso mozzarella + 6 onzas leche descremada con café sin límite, endulzado con azúcar dieta.

Merienda: una fruta pequeña o un pedazo de media pulgada de lechosa o melón.

Comida:

6 oz de arroz blanco cocido con agua y sal + 6 oz habichuelas preparadas con sazones naturales sin caldito y sin aceite + 1/2 pechuga de pollo a la plancha + 16 onzas de ensalada de lechuga, repollo y tomate, con un aderezo de vinagre balsámico, una cucharadita de aceite de oliva y sal.

El arroz y habichuelas deben ser medidos en una taza medidora, como si fueran onzas liquidas.

Cena:

1 pan pita + tomate y lechuga + ½ lata de tuna en agua aderezada con limón y pico de gallo, mayonesa light y mostaza.

Merienda: Una porción de gelatina de dieta.

Nota: Los planes de adelgazamiento de la Dra. Suro de Saint-Hilaire son totalmente personalizados dependiendo de tu estilo de vida.  

Read More

Nutrición y Acondicionamiento Físico: Una entrevista con la Dra. Mayra Suro de Saint-Hilaire

Subido por on Feb 5, 2014 in BLOG | 0 comments

Nutrición y Acondicionamiento Físico: Una entrevista con la Dra. Mayra Suro de Saint-Hilaire

“Cuida tu cuerpo, es el único lugar que tienes para vivir” ~ Jim Rohn

Esta frase es poderosa y no es solo una idea, sino una realidad de lo importante que es cuidar nuestro cuerpo con una adecuada nutrición  y manteniéndonos activos–ejercitándonos.

Por esta razón y ante la gran diversidad en el mercado de planes para adelgazar, entrevisté a la Dra. Mayra Suro de Saint-Hilaire, quien es médico nutrióloga y psicóloga clínica. De esta manera todos podremos entender con claridad la importancia que tiene una buena nutrición en nuestras vidas, en nuestro acondicionamiento físico–entrenamiento, y el impacto negativo que pueden tener en nuestro cuerpo, mente y estado de ánimo las dietas no supervisadas o en las que se consumen muy pocas calorías en un día.

P. ¿Cómo y con quién trabajas?

R. Trabajo con pacientes tanto adultos como niños. Dentro de los adultos, también, embarazadas. Los pacientes que llegan a mi consultorio son aquellos que padecen de cualquier alteración en su organismo debido, a una alimentación inadecuada, o sea, diabéticos, embarazadas con ganancia de peso fuera de lo normal, niños y adultos en sobrepeso, personas con colesterol  y triglicéridos, y acido úrico elevados, pacientes con problemas gástricos (acidez, reflujo gástrico, hernia hiatal), problemas renales, hepáticos—hepatitis, hígado graso, desordenes psico-nutricionales—anorexia, bulimia.

Mi trabajo es totalmente personalizado, interactuando con mis pacientes y trabajando su psiquis, su parte emocional y orgánica. Mi objetivo es lograr que el paciente se empodere de su vida llevando una alimentación sana y relajada, con un acompañamiento psico-nutricional las 24 horas del día. 

P. Hay tratamientos para adelgazar donde el paciente tiene que pasarse dos días a líquido antes de empezar con la dieta definitiva para desintoxicar el cuerpo. ¿Es esto necesario? ¿Cuáles podrían ser los efectos negativos de este proceso si los hubiera? ¿Cómo te afecta emocionalmente hablando?

R. Este es un método poco profesional con el que no estoy de acuerdo. El paciente no tiene porque pasar esa tortura, ya que con una alimentación adecuada y personalizada se pueden conseguir excelentes resultados, sin atentar contra su salud. Las libras bajadas con este método son ficticias, donde la persona lo que pierde en realidad es agua del músculo, por ende este se deshidrata, perdiendo masa muscular y desacelerando el metabolismo en un futuro inmediato. A parte de todo el estrés postraumático que esto genera, creando un paciente inseguro que le teme a la comida, lo cual es ilógico ya que el hecho de comer es algo natural en nuestras vidas.

Por otro lado, las calorías ingeridas no llegan a las necesarias para mantener una buena función en el organismo, sobretodo si te ejercitas. 

P. Hablando de calorías: ¿Qué opinas de las dietas de solo 500 calorías al día?

R. Con este método sí que debemos prestar mucha atención y tener mucho cuidado. Para suplir todos los nutrientes—carbohidratos, proteínas, grasas, minerales y vitaminas—necesarios para el organismo, se debe llevar una dieta de no menos de 1200 calorías al día, por debajo de esto ponemos al paciente en peligro. Este tipo de “dieta”, es una comedora de músculo, que provoca lo que en medicina se llama musculofagia, como el organismo tiene que seguir viviendo–funcionando, entonces va al músculo a buscar combustible, se come el músculo provocando una disminución de la masa muscular, desacelerando el metabolismo. Las personas que han llevado este tipo de dieta, ganan el doble de las libras que pierden cuando la abandonan. Es bueno señalar que esto puede crear una desestabilización en el organismo a nivel de tiroides.

P. ¿Cuál es tu opinión de la famosa dieta de sobrecitos?

R. Para nada científica, poco práctica, aburrida, desesperante, interrumpe el diario vivir, ya que rompe con tu estilo de vida. No puedes salirte un minuto de ella, pues si lo  haces, aumentas. Es una Atkins modificada, si comes aunque sea tomate, el cual no está incluido dentro de este tipo de dieta, engordas.

Sus resultados en la pérdida de peso, al igual que Atkins, se consiguen eliminando casi en su totalidad los carbohidratos, los cuales son los encargados de  mantener el agua en los músculos, y como habíamos dicho, lo que en realidad vas a eliminar es solo líquido, deshidratando el músculo y perdiendo masa muscular.

Los daños colaterales de esta dieta son iguales a los de la Dieta Atkins: caída de pelo, piel seca, somnolencia, daños a nivel de riñones e hígado, halitosis—mal aliento, disminución masa muscular, uñas quebradizas, estreñimiento—lo que puede llevar a cáncer de colon, poca concentración mental—las neuronas de nuestro cerebro se alimentan de glucosa la cual se suple con los carbohidratos.

P. Un tema importante y con el que escucho a algunas de mis clientas, es el de las hormonas de reemplazo. ¿Cómo podemos manejar esto desde el punto de vista nutricional de adelgazamiento o mantenimiento de peso? ¿Qué efecto tienen en nuestro metabolismo?

R. Las hormonas de reemplazo en pacientes menopáusicas son sumamente importantes y necesarias para tener una buena calidad de vida, siempre y cuando sean indicadas por un profesional en la materia.

Muchas veces asociamos hormonas de reemplazo con el aumento de peso y no debería ser así. Las hormonas podrían provocar un poco de retención de líquido en algunas personas, pero no un sobrepeso importante como se cree, esto es un mito.

En el 98 por ciento de las pacientes que trato con hormonas de reemplazo, si se realiza una buena historia clínica nutricional, te das cuenta de que las libritas de más se deben a una mala nutrición y no a hormonas de reemplazo, respondiendo estas favorablemente cuando su alimentación es adecuada a su estilo de vida.

P. ¿Cuál sería para ti una dieta ideal?

R. No me gusta el término “dieta”, aunque la misma significa comer balanceadamente, muchos de los que trabajan en tratamientos para perder peso se han encargado de distorsionarla totalmente, haciendo de ella un sinónimo de pasar hambre, frustración, aislamiento de la vida social y normal. Cada vez que el paciente prueba con una de esas “dietas” que me has mencionado y falla, baja su autoestima, pierde masa muscular y su  diario vivir se convierte en un infierno.

Un plan nutricional personalizado, asi es como trabajo, estudia al paciente orgánica, psicológica, socialmente. 

No es solo bajar de peso, es como lo disminuyes y que disminuyes, siempre siguiendo tu vida normal, sin estrés, empoderándote de tu alimentación, todo esto sumado a una vida activa–acondicionamiento fisico, un acompañamiento psico-nutricional, para que en el futuro no tengamos un ser humano deteriorado, inseguro e infeliz por temor a la comida.

Dra--La Dra. Mayra Suro de Saint-Hilaire, es Médico Nutrióloga y Psicóloga Clínica, especialista en adaptar planes nutricionales a tu estilo de vida.

Contacto: (809) 258-6174

 

 

 

Read More

17/1/2014 Mi Selección de la Semana en Fitness y Salud

Subido por on Ene 17, 2014 in BLOG, Selección de Pili | 0 comments

17/1/2014 Mi Selección de la Semana en Fitness y Salud

Sé que tienes una agenda muy ocupada, pero quieres mantenerte al día con las últimas noticias e investigaciones sobre fitness y salud. Por eso, cada semana te informo sobre un artículo reciente que he leído. El artículo de esta semana es:

How Being Heavy or Lean Shapes Our View of Exercise [Cómo el estar en sobrepeso o ser delgado forma nuestra visión del ejercicio]

Un nuevo y sofisticado estudio neurológico  encuentra que los cerebros de las mujeres con sobrepeso responden de manera diferente a las imágenes de ejercicio que los cerebros de las mujeres más delgadas, lo que sugiere que nuestras actitudes hacia la actividad física pueden estar más influenciadas por el tamaño de nuestro cuerpo que lo que, previamente, hemos visto.

Aquí mi resumen:

Para el estudio que fue publicado el mes pasado en el International Journal of Obesity, los científicos afiliados al Laboratorio de Cognición y Personalidad en la Universidad del Suroeste en Chongqing, China, reclutaron a 13 mujeres saludables, jóvenes, y de peso normal y 13 mujeres con sobrepeso u obesas.

Los científicos pidieron a las voluntarias completar dos cuestionarios, uno de los cuales preguntaba, hasta qué punto ellas consideraban el ejercicio atractivo; estarían de acuerdo, por ejemplo, en que si se ejercitaban y estaban saludables ¿esto las ayudaría a conseguir más amigos? El otro grupo de preguntas examinó si esperaban que el ejercicio fuera desagradable, si fueran  a estar físicamente activas la mayoría de los días, por ejemplo, ¿tendrían la expectativa de terminar sus rutinas adoloridas o quizás avergonzadas por ejercitarse en público?

Luego se les hizo una resonancia magnética, y se analizó el flujo sanguíneo en aéreas específicas del cerebro, lo que indicó las zonas de mayor actividad, y luego se llevó a cabo una presentación de diapositivas.

Desde hace algún tiempo, los científicos saben que los cerebros de muchas de las personas con sobrepeso funcionan de manera diferente a los de las más delgadas, cuando ven imágenes relacionadas con la alimentación. En estudios neurológicos previos, cuando las voluntarias más pesadas vieron imágenes de alimentos o la preparación de estos, por lo general desarrollaron una mayor actividad en las partes del cerebro involucradas en el procesamiento de la recompensa, o una urgencia de que le gustaran las cosas, incluyendo un área llamada el putamen. Al mismo tiempo, sus cerebros mostraron una actividad de relativo embotamiento  en áreas que se cree inducen a la saciedad, o a la capacidad de saber cuando estás satisfecha. Estos cambios generalmente son opuestos en los cerebros de las personas más delgadas a las que se les muestran las mismas imágenes.

Pero ningún estudio del cerebro, había examinado si estar en sobrepeso podría también afectar las respuestas del cerebro de la gente y, presumiblemente, sus actitudes hacia la actividad física.

Así que, para hacer frente a esto, los investigadores mostraron una serie de fotografías a sus voluntarias. Noventa de las imágenes mostraban personas activas y alegres mientras corrían, bailaban, saltaban, etc. Se les sugirió a estas mujeres imaginarse vívidamente a ellas mismas haciendo estas actividades.

Otras noventa imágenes, mostraron comportamientos sedentarios, relajados, incluyendo estar acostadas en un sofá y sentadas en una silla de un escritorio. Otra vez se les pidió a las mujeres imaginarse a ellas mismas haciendo eso.

Mientras estas veían las imágenes, la máquina de resonancia magnética monitoreó la actividad de sus cerebros.

Los resultados revelaron que los cerebros de las mujeres en sobrepeso se apagaban con el ejercicio. Con las imágenes mostradas de gente estando activa, esas mujeres desarrollaban una pequeña activación en la región putamen del cerebro, sugiriendo que ellas no disfrutaron lo que estaban viendo. Al mismo tiempo, una parte del cerebro que trata con emociones negativas, tuvo una mayor actividad, cuando ellas vieron imágenes de movimiento que sentadas. Emocionalmente, según la tomografía, ellas se anticiparon en desaprobar la actividad física mucho más de lo que esperaban estando sentadas.

La actividad cerebral de las mujeres delgadas, fue lo opuesto en mucho mayor grado, en estas el área del putamen se activó cuando ellas vieron otras personas ejercitándose y se visualizaron haciendo lo mismo.

Este tipo de información podría parecer desalentadora a primera vista, destacando la posibilidad de que ser obeso o estar en sobrepeso es auto- reforzante, aunque es imposible saber con este estudio, si un desagrado del ejercicio contribuyó a, o resultó de una ganancia en el peso.

Sin embargo, un último e inesperado descubrimiento del estudio, provee una base para una esperanza. Las tomografías también mostraron que cuando las voluntarias en sobrepeso vieron imágenes de ejercicio, una parte de su cerebro relacionada con la memoria del movimiento se mantuvo obstinadamente en silencio. Sus cuerpos no estaban familiarizados con cómo ser activas, lo que podría haber contribuido, especuló el autor del estudio, a la respuesta emocional negativa a la actividad. Ellas no sabían cómo ejercitarse y se anticiparon a ni siquiera tratar de aprender.

Curiosamente, estas mujeres dijeron al contestar los cuestionarios al comienzo del estudio, que ellas esperaron ejercitarse para terminar avergonzadas (mientras también creían que si tan solo pudieran ejercitarse serian más populares).

Las conclusiones del hallazgo son obvias y casi conmovedoras.

“Hay que alentar a la gente a hacer actividades físicas y ejercicios que encuentren placenteros y que puedan disfrutar”, dijo Todd Jackson, un profesor de la ciencia del ejercicio que dirigió el estudio. Contrata un entrenador personal bondadoso, que no esté prejuiciado, para que te dirija a través de una rutina de ejercicio manejable.

Y si continúas encontrándote tirado en el sillón en vez de en el gimnasio, usa esa inclinación estratégicamente como un incentivo o un premio por ejercitarte, dijo el Dr. Jackson. Y sugiere, nada por 45 minutos y después permítete entrar al internet, por ejemplo. No pelees con la actitud poco entusiasta de tu cerebro hacia el ejercicio, dijo. Abrázala.

 

 

Read More

Fitness para encontrar ideas innovadoras

Subido por on Dic 11, 2013 in BLOG, Fitness y Creatividad | 0 comments

Fitness para encontrar ideas innovadoras

Hace poco leí un artículo muy interesante acerca de lo que la neurociencia aconseja para encontrar nuevas ideas o incrementar tu creatividad.

Dentro de las cosas que podrían hacerte más creativo están, el descanso, comer bien y ejercitarte.

Investigaciones han demostrado que la mejor manera de maximizar la creatividad es manteniendo altos niveles de, ambas, serotonina y dopamina, las cuales permanecerán en una persona calmada, pero energizada.

El ciclo comienza con un propio descanso. Un mínimo de 30 minutos de sueño profundo reduce los niveles de cortisol  e incrementa la serotonina. Esto significa llegar a la cama relajados después de tomar una ducha o un baño caliente, evitando el alcohol dos horas antes de dormir, apagando todas las luces, incluyendo aquellas en los aparatos electrónicos, los cuales afectan la glándula pineal y hacen que la gente piense que debería estar despierta y en alerta. Significa también comer poco durante la cena, y dentro de las 3 o 4 horas antes de ir a la cama.

La dieta también es importante. Un desayuno alto en proteína se convierte fácilmente en serotonina y dopamina, mientras que la cafeína es un estimulante fisiológico, que amplificará cualquiera de las emociones que estés sintiendo. Si una persona está motivada, ayudará; si está estresada, la agitará—lo que más necesita un innovador.

El ejercicio cardiovascular es también crítico. Cuando los músculos del corazón laten más rápido, estos liberan un péptido que se cree ayuda a producir serotonina. Esto significa que se debe considerar tener un corto paseo antes de una reunión—o mejor todavía, caminar y conversar. La serotonina que se producirá no solo hará a una persona más creativa y productiva, pero también mejorará la calidad del sueño, creando un ciclo positivo completo. Volvemos al principio— el descanso.

Impulsa tu creatividad con ejercicio

Las funciones creativas del lado derecho de nuestro cerebro incluyen la música y el arte. Sin embargo, la mayoría de nosotros pasamos bastante tiempo pensando con nuestro lado izquierdo, el cual se centra en la resolución de problemas desde una perspectiva muy lineal. Nuestro lado izquierdo del cerebro es el que nos permiten funcionar bien en la escuela o el trabajo, pero es nuestro lado derecho el que nos permite ver un sinfín de posibilidades.

El ejercicio vigoroso es una de las formas más efectivas para detener la constante charla del lado izquierdo del cerebro. Trata de correr, nadar, montar bicicleta, subirte a una elíptica, hacer pesas o una intensa caminata o yoga. La clave es encontrar una actividad lo suficientemente intensa que te empuje fuera de tu patrón habitual de pensamiento.

Sabrás que está resultando cuando los pensamientos de lo que tienes que hacer y quién dijo esto comiencen a desaparecer y puedas enfocarte en tu actividad física—ejercicio. De aquí puede nacer la inspiración y creación de ideas.

El caso es cambiar el foco de las actividades puramente lineales dominadas por nuestro lado izquierdo del cerebro, encontrando algo en lo que te puedas perder—enfocarte.  

¿Qué haces para ser más creativo? ¿Podrías decir que el ejercicio te ha ayudado a ser más innovador?

Read More

6/12/2013 Mi Selección de la Semana en Fitness y Salud

Subido por on Dic 6, 2013 in BLOG, Selección de Pili | 0 comments

6/12/2013 Mi Selección de la Semana en Fitness y Salud

Sé que tienes una agenda muy ocupada, pero quieres mantenerte al día con las últimas noticias e investigaciones sobre fitness y salud. Por eso, cada semana te informo sobre un artículo reciente que he leído. El artículo de esta semana es:

The power of a Daily Bout of Exercise [El poder del Ejercicio Diario]

Un nuevo estudio sugiere que una sesión diaria de ejercicio moderado puede desarmar los efectos dañinos de los excesos de comida y la inactividad, lo cual estaremos haciendo la mayoría de  nosotros durante las fiestas.

Aquí mi resumen:

Esta semana, también en nuestras latitudes, marca el comienzo de la época de comer demasiado y moverse muy poco, con su respectivo acompañamiento de un declive en la salud y sus siguientes lamentaciones. Pero un muy oportuno nuevo estudio sugiere que, una tanda diaria de ejercicio debería borrar o disminuir muchos de los efectos dañinos, aunque además te pases todo el día en un sofá.

Para llevar a cabo este valioso experimento, el cual fue publicado en línea en el Journal de Fisiología, científicos en la Universidad de Bath, en Inglaterra, reunieron a un grupo de 26 hombre jóvenes y saludables. Todos se ejercitaron regularmente. Ninguno era obeso, se les hicieron evaluaciones de salud, incluyendo biopsias de tejido graso, y se confirmó que cada uno tenía un metabolismo normal y sin síntomas de diabetes incipiente.

Los científicos les pidieron poner en peligro su salud estando inactivos y comiendo hasta hartarse.

El excedente de energía es el nombre técnico que en estas ocasiones se usa cuando la gente consume más energía en forma de calorías de las que queman. Si no se controla, el excedente de energía contribuye, como se sabe, a una variedad de problemas de salud, incluyendo la resistencia a la insulina—a menudo el primer paso hacia la diabetes—y otros problemas metabólicos.

Comer en exceso y estar inactivos pueden cada uno, por si mismo, producir un excedente de energía. Juntos estos, sus efectos negativos se agravan, a menudo en un peridoto muy corto de tiempo. Estudios anteriores han encontrado que incluso unos pocos días de inactividad y exceso de comida produce cambios perjudiciales en organismos previamente sanos.

Algunos de estos experimentos, también han llegado a la conclusión de que el ejercicio mitiga los efectos negativos de estos comportamientos, ya que reduce el excedente de energía, y se queman algunas de las calorías en exceso. Pero unos cuantos científicos sospechan que el ejercicio podría hacer más, ya que podría tener efectos fisiológicos que se extienden más allá de la incineración de la energía excedente.

Para probar esta posibilidad, claro, es necesario mantener el exceso de energía aún con el ejercicio. Y esto fue lo que los investigadores en la Universidad de Bath decidieron hacer.

Su método era simple. Se dividieron aleatoriamente a los voluntarios en dos grupos, uno de los cuales fue asignado a correr todos los días a un ritmo de intensidad moderada, en una caminadora durante 45 minutos. El otro grupo no se ejercitó.

Mientras tanto, se les pidió a los hombres de ambos grupos, dejar de moverse tanto, disminuyendo el número de pasos de cada día de más de 10,000 en promedio a menos de 4,000, como se mide por podómetros. El entrenamiento en las caminadoras del grupo que se ejercito no fue incluido en la cuenta de los pasos. Excepto cuando ellos estuvieron corriendo, estuvieron tan inactivos como el otro grupo.

Ambos grupos también fueron dirigidos a comenzar a comer sustancialmente y en exceso. El grupo que no se estaba ejercitando incrementó su ingesta calórica diaria en un 50 por ciento, comparada con la que habían tenido antes, mientras que el grupo que se ejercitó, consumió casi un 75 por ciento más de calorías que antes, con un 25 por ciento adicional sustituyendo la energía quemada durante el entrenamiento.

Después de todo, el exceso de energía neto diario fue el mismo.

El experimento continuó durante siete días. Luego ambos grupos volvieron al laboratorio para realizar pruebas adicionales, incluyendo nuevas mediciones de insulina y otra biopsia de tejido graso.

Los resultados fueron sorprendentes. Después de solo una semana, los jóvenes que no se habían ejercitado mostraron un significativo y poco saludable declive en su control de azúcar en la sangre y, no menos preocupante, sus células de grasa parecían haber desarrollado algo maligno. Esas células, examinadas usando técnicas muy sofisticadas de pruebas genéticas, estaban ahora sobre expresando varios genes que podían contribuir a cambios metabólicos no saludables y disminuyendo la potencialidad de otros genes importantes para un buen funcionamiento del metabolismo.

Pero los voluntarios que se habían ejercitado una vez al día, a pesar de los excedentes de energía comparables, no se vieron afectados de manera similar. Su control de azúcar en la sangre se mantuvo firme, y sus células de grasa mostraron mucho menos alteraciones indeseables en la expresión genética que los hombres sedentarios.  

“El ejercicio parecía borrar completamente mucho de los cambios inducidos por un exceso de comida y actividad reducida”, dijo Dylan Thompson, un profesor de Ciencias de la Salud en la Universidad de Bath y autor sénior del estudio.

Desde un punto de vista científico, este hallazgo da a entender que los efectos metabólicos de comer en exceso y la inactividad son multifacéticos, dijo el Dr. Thompson, con un excedente de energía que desata la genética también como otros cambios fisiológicos. Pero así como el ejercicio revoca esos efectos, es imposible decirlo si se basa en el nuevo experimento, añadió. Las diferencias en cómo cada metabolismo utilizó las grasas y carbohidratos podrían jugar un papel, añadió, como pudo haberlo hecho la liberación de ciertas moléculas de los músculos ejercitados, que solo ocurrió entre los hombres que corrieron.

De mayor interés, sin embargo, es el mensaje práctico del estudio de que “si se enfrentan a un período de consumo calórico excesivo e inactividad”–también conocido como días de fiesta–una tanda diaria de ejercicio evitará muchos de los cambios negativos, al menos a corto plazo, dijo el Dr. Thompson. Por supuesto, su estudio involucró a hombres jóvenes en forma, y un relativamente prolongado período de ejercicio. Pero los resultados probablemente se aplican, dijo, a otros grupos, como los adultos mayores y mujeres, y tal vez a un menor entrenamiento. Esta es una posibilidad que vale la pena abrazar ya que las raciones de dulces se acumulan.

 

 

Read More