4/4/2013 Mi Selección de la Semana en Fitness y Salud

Sé que tienes una agenda muy ocupada, pero quieres mantenerte al día con las últimas noticias e investigaciones sobre fitness y salud. Por eso, cada semana te informo sobre un artículo reciente que he leído. El artículo de esta semana es:

How Exercise Can Help You Live Longer[Cómo el Ejercicio te Ayuda a Vivir Más]

Un nuevo estudio ha encontrado que el ejercicio puede reducir drásticamente el riesgo de enfermedades del corazón, independientemente de tus niveles de colesterol o tamaño de tu cintura.

Aquí mi resumen:

Tener el colesterol alto, una elevada presión arterial o una cintura ancha, incrementa sustancialmente el chance de desarrollar trastornos cardiacos. Pero un nuevo y muy alentador estudio, ha encontrado que el ejercicio puede reducir drásticamente ese riesgo, aún si tus otros factores permanecen altos.

Hace algunas décadas, los científicos comenzaron a vincular ciertas condiciones de salud con enfermedades del corazón. En el famoso Estudio Framingham del Corazón, por ejemplo, los investigadores monitorearon la salud y estilos de vida de más de 5,200 adultos que vivían en Framingham, Massachusetts, comenzando en el año 1948. Utilizando los datos resultantes, los científicos determinaron que la presión arterial alta, niveles de colesterol, obesidad, edad, sexo y tabaquismo, cada uno tenía impactos medibles sobre si una persona desarrollaría enfermedad cardiovascular.

A partir de sus hallazgos, los investigadores desarrollaron la Escala de Riesgo Framingham, que calcula la probabilidad de que alguien experimente un ataque al corazón en los próximos 10 años, en base a los números de su salud, en especial la presión arterial y niveles de colesterol. La Calculadora del Riesgo Cardiovascular Framingham no pregunta sobre la actividad física. Sin embargo, muchos estudios, incluyendo porciones del estudio Framingham, han demostrado de forma concluyente, que las personas que hacen ejercicio tienen un riesgo menor de desarrollar o morir de enfermedad cardiaca que las personas sedentarias.

Algunos estudios, sin embargo, se han burlado del único rol de la actividad física en los estilos de vida y factores de salud, exponiendo que las personas en forma, después de todo, pueden tener una alimentación más saludable y tienden también a tener perfiles saludables de colesterol, presión arterial baja, poca tendencia a fumar y cinturas esbeltas—la grasa alrededor de la cintura se sabe que es particularmente peligrosa para la salud del corazón. Estos factores pueden conducir a la reducción en el riesgo de enfermedades del corazón.

En otras palabras, la mayoría de los estudios anteriores no determinaron si el ejercicio podría reducir este riesgo, incluso cuando se sigue teniendo la presión arterial alta u otros problemas de salud.

En este sentido, en un estudio publicado en Diciembre en PLoS ONE, los investigadores de la Universidad de Curtin en Australia, se propusieron cuantificar mejor el papel del ejercicio enfocándose en datos existentes sobre la salud de 8,662 hombres y mujeres australianos. Quince años antes, estos voluntarios, entonces entre 30 y 55 años, habían contestado cuestionarios sobre colesterol, presión arterial, medida de cintura y otros exámenes de salud, detallando cuantos minutos se habían ejercitado en las pasadas dos semanas y si el ejercicio había sido fácil o relativamente vigoroso, causándoles fatiga y sudor.

Usando esta información, los investigadores determinaron la Puntuación del riesgo Framingham de cada participante en el momento de las mediciones originales. También dividieron el grupo en tres categorías en función de la frecuencia e intensidad del ejercicio.

A continuación, los investigadores revisaron los nombres de los voluntarios contra un registro nacional de muertes en Australia, que presenta la causa de muerte de alguien, si esta es conocida.

Doscientos once de los hombres y mujeres habían muerto a causa de enfermedades del corazón en los años intermedios. La mayoría había tenido altas escalas de riesgo Framingham y grandes cinturas. Pero los hábitos de ejercicio, también parecían jugar un papel desmesurado en la supervivencia. En general, las personas en la categoría de ejercicio más bajo tenían el doble de riesgo de morir de enfermedad cardiaca que aquellos en el grupo medio y seis veces el riesgo de los pacientes del grupo que se ejercitaba más a menudo y vigorosamente.

Más sorprendentemente, cuando los investigadores controlaron la puntuación de riesgo de Fremingham y el tamaño de la cintura de cada voluntario, encontraron que aun así el ejercicio reduce significativamente el riesgo de morir por enfermedades del corazón.

Los resultados del estudio no sugieren, por supuesto, que ignoremos deliberadamente el colesterol u otros factores de riesgo estándar al considerar la salud del corazón, dijo el profesor que junto con otros, llevó a cabo el estudio. Pero los datos sugieren que la identificación y el aumento de la actividad física, pueden ser al menos tan importantes como la medición y los tratamientos de los lípidos y la hipertensión.

Si no estás activo, dijo este, habla con tu médico acerca de si estás lo suficientemente sano para comenzar un programa de ejercicios. Luego, con este permiso, empieza a ejercitarte. En su estudio, la gente que caminó frecuentemente y a paso rápido, tenía mucho mas posibilidad de estar vivo 15 años más tarde que quienes raramente se movieron y caminaron.

 

Pili Cuadrado
pilicuadrado6@hotmail.com
No Comments

Post A Comment