5 Cosas que tu entrenador personal podría estar haciendo mal

cosas que tu entrenador personal podria estar haciendo mal

 

En mi trabajo como especialista en fitness he visto gente, que tristemente, se fajan, cumplen con sus metas de fitness y, todavía no se sienten bien o no disfrutan los innumerables beneficios invisibles del ejercicio.

Otras necesitan de un peso, o una cinta métrica para realmente creer cuanto han trabajado y cuanto ha cambiado su cuerpo; sin embargo, ni la escala ni el centímetro son necesariamente un reflejo exacto del bienestar de nuestro cuerpo.

En mi estudio no nos llevamos mucho del peso ni del centímetro, y es que mi enfoque—lo que ofrezco—está mucho más allá de lo que estos pudieran marcar. Mi enfoque ante todo está dirigido hacia el bienestar que sienten mis clientes cuando se ejercitan. Pero ojo, con esto no quiero decir que no estemos todas felices cuando perdemos peso o medidas, eso siempre es y será bueno si se consigue saludablemente.

En este sentido, aqui hay 5 cosas que tu entrenador personal podría estar haciendo mal y  enfocarse mucho en el peso y las medidas es una de ellas. Aquí las listo todas: 

 

1.- Nunca se olvida del peso

 

Como ya dijimos al principio, el peso no es un dato exacto del progreso de una persona, en vez del peso, me encanta como mis clientas pueden volver a vestir tallas más pequeñas de su ropa favorita, los que las hace sentir confidentes. Como se sienten cuando se visten es un reflejo de cuanto han trabajado o no.

 

 2.- No se enfoca en la consistencia a largo plazo

 

Tengo un programa intensivo de 8 semanas, y realmente aconsejo que después de esos dos meses, es cuando en realidad se empieza el trabajo; la consistencia a largo plazo te dará los verdaderos resultados. Las rutinas de trabajo intenso solo se pueden sostener por un tiempo corto, de manera que la gente no se canse y vuelva otra vez al sedentarismo.

El cuerpo responde mejor a una equilibrada, y consistente rutina de tiempo en tiempo. Cuando  creas un nuevo patrón de rutinas que van con tu personalidad y con las necesidades de tu cuerpo, tienes una alta probabilidad de crear nuevos hábitos y conseguir–y mantener–tus metas de fitness.

 

3.- No te permite desarreglos

 

La misma historia de siempre. Una variedad de factores debe determinar tu alimentación y no un número arbitrario de calorías que se te asignan. Aprender a escuchar al cuerpo según te ejercitas en tu día a día, es la clave para llegar a ser saludable y estar en forma.

Nuestros cuerpos siempre hablarán, y nos dejaran saber lo que necesitamos y cuando. Debemos escucharlos en vez de ponerle reglamentos externos.

 

4.- No ve el cuadro completo de tu bienestar

 

Para conseguir nuestras metas de fitness, debe trabajarse no sólo en el acondicionamiento físico, también en la nutrición, el descanso, los niveles de estrés que enfrenta el cliente en su día a día. A todo eso hay que ponerle atención. Hay que conectarse con el cliente en las otras áreas de su vida y darle apoyo. Esto permitirá el éxito en su bienestar en general.

 

 5.- No te alienta a cambiar los malos hábitos por hábitos saludables

 

Crea  buenos hábitos, no restricciones.

Si tu entrenador resuena con esto, explicale que las restricciones traen de todo menos felicidad, así que en vez de hacer que los clientes se restrinjan de hacer cosas, es bueno alentarlos a que agreguen nuevos buenos hábitos, comportamientos saludables en adición a sus entrenamientos. Esto resultara en que cuando nos enfocamos en incorporar nuevos hábitos en nuestras vidas, generalmente dejamos ir lo que ya no nos sirve o hace daño.

Cuando nos enfocamos en lo que nos ayuda a ser exitosos, el deseo por los hábitos que no son saludables desaparece.

Me encantaría saber si alguno de estos puntos resuena contigo, o si ubicarías aquí a tu entrenador personal. Si así, ¿Qué pudieras hacer para cambiar eso?

 

 

Pili Cuadrado
pilicuadrado6@hotmail.com
1Comment

Post A Comment