19/7/2013: Mi Selección de la semana en Fitness y Salud.

Sé que tienes una agenda muy ocupada, pero quieres mantenerte al día con las últimas noticias e investigaciones sobre fitness y salud. Por eso, cada semana te informo sobre un artículo reciente que he leído. El artículo de esta semana es:

Can Statins Cut the Benefits of Exercise? [Pueden las estatinas acortar los beneficios del ejercicio?]

Interesante artículo que nos muestra una vez más la importancia de ejercitarse ante el dilema que  ha surgido en el impacto que pudieran tener las estatinas en los beneficios del ejercicio.  

Aquí mi resumen:

Un nuevo e importante estudio sugiere que las estatinas, los medicamentos que reducen el colesterol, que son los fármacos más recetados en el mundo, pueden bloquear algunos de los beneficios del ejercicio físico, la manera más efectiva de mejorar la salud.

No se está diciendo que las personas con colesterol alto o antecedentes familiares de enfermedades del corazón deban evitar las estatinas, que según muestran los estudios pueden salvarte la vida. Sin embargo, el descubrimiento podría crear algo de dilema para los médicos y los pacientes, ya que las personas que mas deberían beneficiarse con el  ejercicio, aquellas que son sedentarias, con sobrepeso, con riesgo de enfermedades del corazón o de mediana edad, son también las más propensas a usar estatinas.

Para el nuevo estudio, que fue publicado en internet en el Journal of the American College of Cardiology, los investigadores de la Universidad de Missouri y otras instituciones reunieron a un grupo de hombres y mujeres sedentarios con sobrepeso, todos tenían algunos síntomas de problemas metabólicos, incluyendo cinturas anchas, presión arterial alta o exceso de grasa abdominal.

La mayoría tenía niveles de colesterol ligeramente, pero no peligrosamente, elevados. Ninguno se había ejercitado de manera regular en el último año.

Todos se sometieron a biopsias musculares y pruebas para determinar su aptitud aeróbica – que fue en general bastante baja – y acordaron seguir con su dieta normal. Así comenzaron un programa de ejercicio supervisado por 12 semanas, durante este tiempo visitaron el laboratorio de la universidad cinco veces a la semana y caminaron o trotaron en una caminadora durante 45 minutos a un ritmo moderadamente intenso.

La mitad del grupo también comenzó a tomar una dosis diaria de 40 miligramos de un tipo particular de estatina.

Al final de las 12 semanas, el acondicionamiento físico y los músculos de los participantes fueron examinados de nuevo.

Las estatinas, son medicamentos diseñados para reducir los niveles de colesterol del cuerpo, sobre todo los niveles de la lipoproteína de baja densidad, o “colesterol malo”. Estos habitualmente se prescriben para las personas con el colesterol alto y otros factores de riesgo en enfermedades del corazón, y algunos médicos creen que estos deben ser utilizados a modo de prevención por casi todas las personas mayores de 50 años. Por otro lado el ejercicio es también recomendado para prevenir las enfermedades del corazón y para vivir más.

Ambos, las estatinas y el ejercicio, son eficaces. En estudios anteriores, los investigadores demostraron que las estatinas reducen en un 10 a 20 por ciento el riesgo de un ataque al corazón en personas con alto riesgo. Mientras tanto, mejorar la capacidad aeróbica haciendo ejercicios en un pequeño porcentaje demostró del mismo modo una reducción de un 50% la probabilidad de que alguien muera prematuramente.

Así que, en teoría, parecería que la combinación de estatinas y ejercicio debe proporcionar un gran beneficio para la salud. Sin embargo, hasta el presente estudio, ningún experimento había explorado minuciosamente la interacción de las estatinas y los entrenamientos en las personas. Y los resultados, son preocupantes.

Los voluntarios no medicados mejoraron su condición aeróbica de manera significativa después de tres meses de ejercicio en más de un 10 por ciento en promedio. Pero los voluntarios medicados con estatinas apenas mejoraron en un 1 por ciento en promedio su acondicionamiento físico, y algunos tuvieron menos capacidad aeróbica al final del estudio de la que tuvieron al inicio.

El por qué hubo una discrepancia entre los niveles de condición física de los dos grupos no estuvo del todo claro, pero cuando los investigadores examinaron microscópicamente en la biopsia de los tejidos musculares, se encontraron diferencias notables en los niveles de una enzima relacionados con la salud de las mitocondrias, las partes pequeñitas y productoras de energía de una célula. Las mitocondrias generalmente aumentan en número y potencia cuando nos ejercitamos.

Los niveles de enzimas relacionados con la salud mitocondrial disminuyeron en aproximadamente un 4,5 por ciento durante el curso del experimento en los voluntarios medicados con estatinas, y los mismos niveles se incrementaron en un 13 por ciento en el grupo que no tomó el medicamento. En efecto, los voluntarios que tomaban estatinas no estaban recibiendo los mismos beneficios de sus ejercicios como los demás, dice John P. Thyfault, profesor de nutrición y fisiología del ejercicio en la Universidad de Missouri y autor principal del estudio.

Este hallazgo se une a otras pequeñas investigaciones que han indicado que las estatinas pueden afectar negativamente la respuesta al ejercicio, y hay ejemplos de maratonistas, medicados con estatinas, que desarrollaron más daños musculares después de un maratón, que los que no utilizaron estos fármacos.

Nada de esto quiere decir que las estatinas no valen la pena. Para las personas que tienen antecedentes familiares de colesterol alto o enfermedades del corazón, o que en sí tienen el colesterol alto, “no hay duda de que las estatinas salvan vidas”, dice el Dr. Thyfault.

Sin embargo, para otras personas, el cálculo de riesgos y beneficios de las estatinas puede ser más complicado a la luz de ésta y otra nueva ciencia.

“Un nivel bajo de acondicionamiento aeróbico es uno de los mejores predictores de muerte prematura”, dice el Dr. Thyfault. Y si las estatinas impiden a las personas aumentar su condición física a través del ejercicio, entonces, “eso es una preocupación.”

Una posible solución, dice, podría ser que la gente empiece a ponerse en forma y a mejorar su capacidad aeróbica antes de comenzar a usar estos medicamentos, pero eso es un tema que debe ser discutido con su médico. “Todavía hay mucho por entender sobre cómo las estatinas y el ejercicio se combinan, dijo el Dr. Thyfault.

 

Pili Cuadrado
pilicuadrado6@hotmail.com
No Comments

Post A Comment