Cómo tener una vida en forma

Con la promoción de mi próximo programa ponte–pon tu vida en forma en 4 semanas, tuve la oportunidad de interactuar con una persona cuya preocupación era, si estas cuatro semanas de ejercicio iban a ser suficientes para perder la cantidad de peso que necesitaba perder.

Realmente el hecho de que esa fuera su única preocupación no me sorprendió para nada. Por mi experiencia como coach de salud y entrenadora personal veo que la generalidad de las personas empiezan a ejercitarse cuando necesitan perder peso. Y la mayoría también, deja de hacerlo cuando llega a la meta o cuando el proceso se les pone difícil. Y se desmotivan.

La conversación se tornó muy interesante al tiempo que concluimos que cuando se empieza a hacer ejercicio por determinada razón, lo mejor que podemos hacer es  apreciar esa oportunidad que tenemos por delante para, convertirnos en personas más saludables y con mejores hábitos.

En quién nos convertimos a lo largo del proceso es clave para la motivación. Y es que irán cambiando otros patrones que no tienen nada que ver con el ejercicio, ni con la pérdida de peso, pero que son un efecto de cuando instalamos un hábito clave.

 

El ejercicio es un hábito clave

 

El ejercicio es un hábito clave y por eso te pone en forma más allá de lo que pueda ponerte el gimnasio.

Según un estudio publicado en el British Journal of Health Psychology, se encontró que estudiantes universitarios que pasaron de ser totalmente sedentarios a empezar a ejercitarse dos o tres veces a la semana, reportaron una disminución del estrés y una disminución en el consumo de alcohol, cigarrillos y café.

También mejoraron su alimentación, fueron más productivos, se controlaron con los gastos y mejoraron sus hábitos de estudio.

Es por esta razón, que el autor del bestseller El Poder de los Hábitos, Charles Duhigg, denomina al ejercicio como un hábito clave. El dice que estos hábitos son poderosos porque cambian el sentido de nosotros mismos y de lo que es posible.

Por eso es que cuando te ejercitas y pones tu cuerpo en forma, tu vida también se pone en forma. Porque ése cambio generalizado que ocurre en otras áreas de tu vida, hace que esta también se ponga en forma.

La próxima vez que te decidas a empezar un programa de fitness para perder peso cambia tu propósito. Y haz que este tenga que ver con esa persona en la que te quieres convertir al final de ese proceso. Verás a cuantas personas más vas a inspirar habiendo logrado tener una vida en forma.

 

Pili Cuadrado
pilicuadrado6@hotmail.com
No Comments

Post A Comment