Embodied Cognition: La íntima relación entre nuestro estado mental y el movimiento de nuestros cuerpos

Embodied Cognition es, probablemente, uno de los términos que más me ha costado asimilar, desde que empecé este camino de conciencia y maestría personal. Quizás porque no hay una traducción justa al español. O quizás–como me comento mi ¨swim buddy¨ en el curso de Flow Performance que estamos tomando–como estoy tan acostumbrada a moverme igual lo he asimilado a la perfección a través de mi dinámico estilo de vida. Y no le he visto como un problema por resolver. 

 

Importante

 

Una manera de entenderlo sería sabiendo que, el hecho de pensar y sentir empieza en nuestros cuerpos. Y cómo nos movemos determina mucho de cómo nos sentimos. A pesar de que en muchas ocasiones pareciera que es al revés. Es decir, nuestra percepción normal es que yo estoy feliz y por eso sonrío. Pero resulta que también funciona en sentido contrario. Podemos fingir una sonrisa un par de minutos y sentirnos más felices. Como lo descubrió el psicólogo Robert Zajonc–1989–y como ha profundizado Amy Cuddy más recientemente en su estudio de las poses de poder—pararse como la mujer maravilla, por ejemplo— relacionadas con el cambio instantáneo en el estado de ánimo. Cómo pensamos empieza en nuestra fisiología. Entonces, trabajando desde ese nivel, que sería fundamental, podríamos alinear y revitalizar nuestros cuerpos, moviéndonos conscientemente de maneras específicas lo que propondría una  mejoría significativa en cómo pensamos y en cómo nos sentimos. 

La mayoría de nosotros no prestamos atención a nuestros cuerpos. Y si lo hacemos es desde un punto de vista cósmetico o estético y no kinestésico o atlético. Ya se ha dicho que somos la generación de humanos más desvinculada de nuestros cuerpos que ha existido.

De tal manera que si tenemos un problema queremos buscar la solución hablando de ese problema. Y muchas veces hablándolo nos hace sentir peores. 

Si pensamos en nuestra neurobiología, entenderemos que muchas veces el problema está en nuestro cuerpo, no en nuestra cabeza.

Nuestro sistema nervioso guarda las cosas en todo nuestro cuerpo. No solamente en nuestros cerebros. Sin embargo, es muy difícil que cuando nos sentimos ansiosos o deprimidos vayamos a nuestro cuerpo a descubrir como estamos respirando, como estamos sentados o como nos movemos si acaso nos movemos.  

 

Extremadamente Útil

 

Una terminología extremadamente útil, Embodied Cognition sugiere el movernos con intención, integrando todo nuestro cuerpo y sistemas, lo que nos permitirá conseguir toda clase de beneficios que son incluso más rápidos y acertados que solo hablar del problema.  

Imagínense cómo se puede usar esto para influir nuestro estado de ánimo de manera deliberada.

Movernos nos hace bien emocionalmente hablando, como también estar en contacto con la naturaleza, respirar, escuchar música y tomar sol. Todo esto casi siempre nos levantará en momentos en que la vida nos haya ¨noqueado¨. 

Así que si quieres ser más intencional con tu cuerpo para abordar el día a día desde una perspectiva más poderosa, considera el hecho de moverte con intención para optimizar tu estado mental y emocional y, provocar cambios positivos a nivel celular en tu cuerpo y no solo desempeñarte mejor sino sentirte mejor. 

 

 

Tags:
Pili Cuadrado
pilicuadrado6@hotmail.com
No Comments

Post A Comment