Fitness: Más fuertes después de los 50

Cuando dejamos de ejercitarnos en la mediana edad, nuestro cuerpo se deteriora significativamente más rápido que cuando más jóvenes. Y es mucho más difícil volver a construir un buen nivel de fitness.

Desde que nuestros cuerpos cambian según envejecemos y, perdemos masa muscular y fuerza, nos cuesta más recuperarnos de los esfuerzos que hacemos. Con lo cual se nos hace difícil manejar entrenamientos de mucho volúmen.

Además de esto, perdemos movilidad y, esto nos hace más propensos a lesionarnos. No necesitamos cambiar nuestros entrenamientos según envejecemos, al contrario necesitamos seguir ejercitando nuestra parte cardiovascular, la fuerza, la flexibilidad y la movilidad funcional. Lo que si debemos hacer es enfocar nuestros objetivos de otra manera. Dependiendo del actual nivel de fitness, de si hay alguna lesión de cuidado y de acuerdo al estilo de vida.

Aquí te cuento como estar más fuertes después de los 50. Y no es precisamente haciendo menos fuerza sino haciendo algunos ajustes.

 

Incrementar el volúmen

 

La base de cualquier programa de fitness–no importa la edad que tengas–es el volúmen de trabajo. En este caso porque hay que restablecer, de manera segura, la funcionalidad que se pierde con los años. Sobretodo en las personas sedentarias.

Esa será la base sobre la cual puedas construir otras cosas como por ejemplo, agilidad, poder o movimientos específicos para practicar algún deporte. Debe ser un trabajo diario de por lo menos media hora a 45 minutos.

 

Corregir los problemas

 

Poner atención a las lesiones en caso de que existieran. Las más comunes son las de rodillas y espalda baja, causadas mayormente por una debilidad en la cadena posterior–glúteos, hamstrings y pantorrillas.

Y las lesiones de hombros, las cuales son las que más personas mandan al médico. Estas lesiones deben ser tratadas por un médico o un terapista físco. Hay que corregirlas rápido.

Mientras mayor eres, más cuesta recuperarse de una lesión. Con lo cual mi recomendación es que seas sensato al escoger un programa de fitness, cuidarte de las lesiones. Entender que no todos los días son iguales y en este sentido debes hacer elecciones inteligentes y parar cuando tu cuerpo no se sienta bien.

 

Establecer una rutina

 

No importa la intensidad y el volúmen, hay que establecer una rutina regular a la cual puedas apegarte. Esto es lo más importante que podemos hacer según envejecemos. No dejes de ejercitarte nunca. Aquí es cuestión de pensar o uso mi cuerpo o lo pierdo.

Una vez paras de ejercitarte a una edad avanzada, hay un deterioro acelerado de tu acondicionamiento físico y es muy difícil recuperarse.

 

Invertir en el descanso

 

Precisamente porque por la edad nos cuesta recuperarnos, es que tenemos que invertir tiempo en el descanso. Dormir de 8 a 10 horas cada noche es necesario para restablecer los niveles de energía y recargar el sistema nervioso y rebalancear las hormonas. Esto es clave para que cualquier programa de perdida de peso sea exitoso.

Puedes considerar también una nutrición apropiada, los masajes, el yin yoga y la acupuntura.

 

Tener una mentalidad ganadora

 

Confiar en tu cuerpo, en que este tiene la habilidad de adaptarse contribuirá en gran medida al éxito de tu acondicionamiento físico. Esta es la herramienta más importante, la confianza que tengas en tu cuerpo.

Si entrenas tu mente y te condicionas a ti mismo esperando un máximo rendimiento, tu cuerpo lo hará.

 

 

Pili Cuadrado
pilicuadrado6@hotmail.com
No Comments

Post A Comment