¿Qué es el entrenamiento funcional?

E1356936551687n los últimos años, el término entrenamiento funcional se ha convertido en una de las más grandes tendencias en la industria del fitness. Esta forma de ejercitarse entrena tus músculos para ayudarte a hacer las actividades diarias de manera más segura y eficiente, combinando actividades cardiovasculares, de coordinación, entrenamientos de fuerza y ejercicios de flexibilidad.

El entrenamiento funcional simula los movimientos comunes que haces en casa, en el trabajo y en la práctica de algún deporte. Mientras usa músculos en la parte de arriba de tu cuerpo y en la parte inferior al mismo tiempo, enfatizando incluso la estabilidad de tu sección media o core.

 

Principales objetivos del entrenamiento funcional

 

Entre los principales objetivos del entrenamiento funcional están el de reducir el riesgo de lesiones, aumentar la capacidad física, y mejorar la independencia, sobre todo en personas en la tercera edad. Sin embargo, el entrenamiento funcional es bueno para todos, desde los atletas elites a los novatos del fitness, porque este combina los movimientos de la parte superior e inferior del cuerpo, incrementa la agilidad y promueve la fuerza y flexibilidad.

Cuando tu cuerpo trabaja en movimientos como empujar, doblarte, sentarte, halar, levantar y alcanzar algo, y torcerte, los músculos de tu torso se activan al mismo tiempo que otros grupos de músculos están siendo utilizados.

En adición a esto, el entrenamiento funcional mejora el equilibrio y ayuda a combatir la perdida ósea a través de movimientos que soportan el peso de tu cuerpo, lo cual ayuda a prevenir la osteoporosis.  Este tipo de entrenamiento puede ser especialmente beneficioso como parte de un comprensivo programa para adultos mayores para mejorar el balance, la agilidad, la fuerza muscular, y reducir el riesgo de caídas.

 

Ejemplos de ejercicios de entrenamiento funcional

 

Los movimientos físicos multifacéticos que encontramos en actividades como el Pilates  envuelven combinaciones de resistencia y flexibilidad que pueden ayudar a construir acondicionamiento físico funcional.

Otros ejemplos específicos de movimientos funcionales que usan múltiples articulaciones y músculos son las sentadillas y los lunges.

Mientras más ejercicios funcionales agregues a tus rutinas, más deberás ver la mejoría en tu habilidad de realizar tus actividades diarias y en tu calidad de vida. Así conseguirás un buen retorno de la inversión que haces en tu acondicionamiento físico.

Pili Cuadrado
pilicuadrado6@hotmail.com
No Comments

Post A Comment