¿Qué es más importante, dormir o ejercitarse?

Dormir o ejercitarse

Se sabe que dormir lo suficiente y ejercitarse son ambos esenciales para una buena salud. Pero cuando casi no tenemos tiempo o nos sentimos cansados, ¿es bueno levantarnos temprano y ejercitarnos?

Muchos esperaríamos un no como respuesta, y es que después de todo ¿quién no querría dormir una hora extra?

No parece haber una respuesta clara en este tema. La calidad del sueño y el ejercicio regular (junto con comer bien) ambos ayudan a mantener al cuerpo funcionando bien. En realidad, estos se favorecen uno con otro con lo cual, saltar uno de ellos no es la mejor idea.

En este sentido si eres un fanático del fitness o te ejercitas regularmente y no duermes bien o lo suficiente, pudieras tomar en cuenta lo siguiente para entender qué es mejor, si dormir o ejercitarse:

 

Ejercitarse y dormir son ambos importantes

 

Investigaciones han demostrado que dormir menos de siete horas puede provocar que acortes tus entrenamientos, en el caso de que los pudieras realizar. Como es de esperarse, dormir poco puede hacer que estés menos motivada para ejercitarte, y hace que el ejercicio se perciba como un gran esfuerzo y fatiga.

Sin embargo, ¿Esto significa que dormir sea más importante que ejercitarse? No exactamente. Porque una vez empieces a saltarte tus entrenamientos, es mucho más probable que tu sueño sufra. Y es que, ha sido demostrado, que ejercitarte regularmente durante el día te ayudará a dormir más profundamente en la noche. 

 

¿Cuál de los dos elijo?

 

La razón de por qué los expertos recomiendan dormir entre 7 a 9 horas cada noche es porque no hay una cantidad ideal de horas de sueño para cada persona. Así que si no estás durmiendo las 8 horas pero todavía te sientes energizado y descansado, no hay razón para saltar tu entrenamiento para dormir más.

 Aunque muchos de nosotros de vez en cuando nos despertamos lentos y sin mucha energía para ejercitarnos, si estamos sólo un poco más cansados que lo usual, es probable que sea una buena idea entrenar. Una ocasional noche de poco sueño no te hará daño, y conseguir entrenar puede significar que duermas mejor la siguiente noche.

Pero desde que es tan fácil caer en el hábito de apagar el despertador y seguir durmiendo en vez de entrenar, es mejor guardar el sueño para momentos donde de verdad lo necesitemos.

 

La excepción a la regla

 

Aunque es bueno ejercitarse en las mañanas, aún amanezcamos un poco cansados, de todos modos, en caso de que estemos tan cansados que si al entrenar nos sentiremos más débiles, es cuando entonces es mejor apagar el despertador y seguir durmiendo hasta que descansemos mejor.

 

¿Cuál sería la solución?

 

Aunque ocasionalmente está bien ejercitarnos cuando nos sentimos un poco cansados o saltar el entrenamiento y dormir un poco más, no debemos de convertir ninguno de los dos en un hábito.

Así que sería bueno analizar nuestros hábitos, si es que debemos ir a la cama más temprano para poder dormir mejor y hacer ese entrenamiento de la mañana.

Si tienes un horario complicado y quieres dormir un poquito más en la mañana, otra solución sería que se acortara el tiempo de entrenamiento con sesiones más intensas pero más cortas (aquí puedes optar por las sesiones de entrenamientos de intervalo de alta intensidad), hasta que puedas volver a tener un horario regular que te permita más tiempo en el gimnasio y más largas noches de sueño.

¿Y tú? ¿Saltas tu entrenamiento cada vez que no puedes dormir bien? ¿Qué otra solución sugerirías?

 

Pili Cuadrado
pilicuadrado6@hotmail.com
No Comments

Post A Comment