¿Qué es mejor, ejercitarnos o descansar cuando estamos enfermos?

ejercitarnos o descansar

Unos de los beneficios de estar en forma es que nos podemos tomar un descanso cuando no nos sentimos bien y recuperarnos utilizando las reservas que hemos logrado obtener con nuestro trabajo de acondicionamiento físico.

El nivel de fitness que hayas conseguido te dará el soporte que le permitirá a tu cuerpo combatir la enfermedad. Si no dejas de entrenar cuando te sientes mal esto podría fácilmente interferir en la recuperación que tu cuerpo necesita para recuperarse. Sin embargo ejercitarnos o descansar cuando estamos enfermos dependerá de los síntomas específicamente y no menos importante de cómo este respondiendo nuestro cuerpo. 

 

¿Cuándo está bien ejercitarnos?

 

Si los síntomas del malestar son de tu cuello para arriba, usualmente no habrá problema en hacer ejercicio, sin embargo debes hacerlo con moderada o baja intensidad. Los síntomas, en este caso, podrían ser congestión nasal, estornudos, dolor de garganta y dolor de cabeza.

Si tienes suficiente energía para realizar un entrenamiento, subir la temperatura del cuerpo te ayudará a sentirte mejor. Estudios han demostrado que cuando nos ejercitamos con gripe nos sentimos mejor que aquellos que si nos quedamos sin hacer nada.

 

Ocasiones en las que sorprendentemente si debes de ejercitarte

 

Al recuperarte de una cirugía. Hacer ejercicio después de haber tenido una cirugía menor puede ser altamente beneficioso, ayudando tanto a que los efectos colaterales de la cirugía desaparezcan como a recuperar tu ritmo de vida normal más rápidamente. Necesitarás, eso sí, ser consciente del nivel de intensidad y prevenir los ejercicios que puedan poner estrés en tu herida, por ejemplo. Pero hablando en sentido general mientras más rápido te empieces a mover, será mejor.

Pacientes con cáncer. A este tipo de pacientes se les aconseja evitar la inactividad y retomar las actividades normales tan pronto como sea posible después de una cirugía y durante los tratamientos. En este caso ejercitarse durante y después de un tratamiento es seguro.

Osteoartritis o dolor en las articulaciones. Según la Escuela de Medicina de Harvard, el secreto para el dolor en las articulaciones es el ejercicio. 

Si tienes dolor en tus articulaciones es necesario que te ejercites, y que esto te ayuda a prevenir y a mejorar el dolor a través de varios mecanismos, incluyendo el fortalecimiento de músculos, restaurando la flexibilidad, mejorando la densidad ósea y la función en la articulación, además de facilitar la pérdida de peso.

Dolor crónico. El ejercicio puede ayudar con el alivio del dolor prolongado debido a una variedad de condiciones, incluyendo osteoartritis, espalda y dolor en los músculos. Sobre todo porque el ejercicio a menudo te lleva a mejorar la postura, el rango de movimiento y la funcionalidad de tu cuerpo, este puede ayudar a tratar las causas verdaderas de tu dolor tanto como a ayudar a prevenir un dolor crónico de espalda.

Los ejercicios que pueden ser particularmente de ayuda al dolor crónico incluyen los estiramientos, el entrenamiento de resistencia o fuerza y la natación.

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, como el asma, bronquitis crónica y enfisema. Si tienes la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el ejercicio puede ayudar a mejor tu circulación, ayudando a tu cuerpo a usar el oxigeno más eficientemente. Esto puede también ayudar a fortalecer tu corazón, mejorar los síntomas y subir los niveles de energía para poder realizar más actividades diarias sin fatigarte.

 

Cuando no debes de ejercitarte

 

Con fiebre

Con tos y congestión en el pecho

Con fatiga

Con dolor en todo el cuerpo

Con vómitos y dolor de estómago

 

Importante

 

Indistintamente de cuáles sean los síntomas, es muy importante escuchar tu cuerpo con cuidado, si no te sientes con deseos de ejercitarte y sientes que necesitas descansar entonces hazlo.

Pili Cuadrado
pilicuadrado6@hotmail.com
No Comments

Post A Comment