4 Maneras en las que 105 Saludos al Sol Impactaron mi Vida

El saludo al sol es una de las secuencias de posturas del Yoga. Hay diferentes tipos de saludos al sol dependiendo del tipo de Yoga que estés realizando. Con lo cual, si practicas Power Yoga, el saludo al sol será más dinámico–me encanta–que en otros estilos de Hatha Yoga.

Y cuando digo dinámico, me refiero al uso de ciertas posturas corporales, que en este caso son más “potentes” y requieren mayor energía.

El saludo al sol se puede realizar al principio de una sesión de Yoga como calentamiento o como una práctica en sí misma.

 

Un poquito de mi historia

 

La mayor parte de mi vida adulta ha sido súper activa en términos de fitness. Siempre me ejercité, todavía lo hago. Y cumplía con mi cuota de cardio y fuerza. Además bailé Flamenco por más de 10 años. Rara vez estiraba. Pero esto ha cambiado mucho en los últimos 6 meses. Cuando me sumergí en el maravilloso mundo del Yin Yoga y el Power Yoga–Vinyasa Yoga. 

Lo que es increíble de esta historia es, que hace 7 años nunca me imaginé practicando Yoga. Y mucho menos saludos al sol. Una secuencia que parecería imposible de aprender. Y si sabes de lo que hablo, sabrás lo que significa hacer esto 105 veces. 

Una experiencia indescriptible que re elaboró todos mis sentidos e impactó mi vida en 4 maneras que más abajo te comparto. 

 

Estoy más presente

 

En el momento que realizas este ritual tienes que estar presente en ese momento.  Es un esfuerzo físico importante, con lo cual  tienes que estar muy concentrado en la respiración.

Tanto si lo haces guiado o solo, tienes que ser consciente de la sincronía de tus movimientos con la respiración. El saludo al sol se considera una respiración y meditación en movimiento.

 

Mi respiración lo es todo

 

Recuerdo las palabras de mi coach de Flow Performance en la clase de la semana pasada, cuando hablaba de lo importante que es respirar y de que la respiración lo es todo. Y sé que estarás pensando que es algo obvio pues si no respiramos nos morimos.

Lo que sucede es que la mayor parte del día respiramos con interrupciones o simplemente por momentos no respiramos. Hay que saber inhalar y exhalar, pues esta es la verdadera respiración.

Unos minutos de una respiración hecha de la manera correcta puede restaurar nuestra energía y cambiar de manera positiva nuestro estado de ánimo. Y definitivamente puede ayudarte a completar 105 saludos al sol.

Lo que a mi particularmente me ayudó a mantenerme firme y poder completar esta secuencia tantas veces, fue el hecho de enfocarme totalmente en mi respiración. Sin perderme ni una inhalación ni una exhalación.

Tenlo en cuenta para tu próximo práctica o para tu próxima reunión, conversación importante. Y en tu día a día.

 

Menos ansiosa, más feliz

 

Para parafrasear–de nuevo–a mi coach de Flow, cuando nos movemos pensamos mejor y nos sentimos mejor física y emocionalmente.

Imagino ha de ser el mismo sentimiento de terminar un maratón el de hacer 105 saludos al sol. Esta hazaña tuvo un impacto en mi estado de ánimo que no puedo explicar con palabras, sin embargo si puedo decir que me sentí sumamente poderosa y feliz.

Lo mejor de todo es que ni tenemos que correr un maratón, ni hacer tantos saludos al sol para que nuestro ánimo cambie de manera positiva, solo tenemos que mover nuestro cuerpo con intención. Y si lo hacemos consistentemente y elegimos una práctica que nos guste, las probabilidades de participar en retos como estos son bastante altas.

 

Nada como la fuerza del grupo y de la intención

 

Tan dura como fue esa hora de clase, así mismo fue la sensación de alegría y logro. Algo que me impactó y que nunca olvidaré es, haber sido parte de esa sincronía con un grupo de personas trabajando duro con una intención.

Es bien sabido que, los entrenamientos grupales nos ayudan a ser consistentes y a lograr nuestras metas.

 

Más…

 

Esta práctica–108 saludos al sol–es un ritual que se realiza con diferentes propósitos, al inicio de una estación, en este caso el Solsticio de Verano. Y se hace para renovar energías, para iniciar nuevos proyectos o para terminar un ciclo. De algo así iba mi intención.

Imagino te estarás preguntando por qué hice 105 y no 108. Llegué cuando terminaban el tercero. Llegué tarde a la clase. 🙂

 

 

 

Pili Cuadrado
pilicuadrado6@hotmail.com
No Comments

Post A Comment