Selección de la Semana en Fitness y Salud

23physed_teeth-tmagArticle

Sé que tienes una agenda muy ocupada, pero quieres mantenerte al día con las últimas noticias e investigaciones sobre fitness y salud. Por eso, cada semana te informo sobre un artículo reciente que he leído. El artículo de esta semana es:

 

Is Exercise Bad for Your Teeth? [¿Es el Ejercicio Malo para tus Dientes?]

 

Aquí mi resumen:

El ejercicio vigoroso es bueno para casi todo el cuerpo—quizás con excepción de los dientes, de acuerdo a un sorpresivo nuevo estudio en atletas. El estudio, publicado en el Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports, encontró que el entrenamiento fuerte puede contribuir a problemas dentales en maneras inesperadas.

Ha habido pistas en el pasado de que los atletas podrían tener un alto riesgo de caries y otros problemas orales. En un estudio publicado el año pasado en el British Journal of Sports Medicine, los dentistas que examinaron a  278 atletas en las Olimpiadas del 2012 en Londres, reportaron que una mayoría tenía una salud oral pobre, incluyendo altos niveles de deterioro en los dientes junto con otras enfermedades de las encías. La mayoría de los atletas que vinieron de Estados Unidos y Europa, así como de otras partes del mundo, tenían acceso a un buen servicio dental, sin embargo muchos no habían visitado un dentista en el último año.

El estudio no examinó porqué los atletas tenían tan alto riesgo de problemas dentales, aunque muchos de nosotros podríamos asumir que las bebidas deportivas azucaradas y las barras serían la causa principal. Otros estudios, sin embargo, han encontrado muy poca relación entre consumir bebidas deportivas y el desarrollo de caries.

Para entender mejor lo que estaba pasando con las dentaduras de los atletas, algunos investigadores junto con la escuela dental en el Hospital Universitario de Heidelberg en Alemania y otras instituciones, reclutaron 35 triatletas competitivos y otras 35 personas de igual edad y sexo, adultos y saludables que no eran atletas.

Todos visitaron el laboratorio dental del hospital para un examen oral completo, incluyendo pruebas con su saliva, después de que habían estado sentados tranquilamente. Ellos también completaron cuestionarios acerca de sus dietas, incluyendo el consumo de bebidas deportivas y otras bebidas, su higiene dental rutinaria y sus hábitos de ejercicio si tenían alguno.

15 de los atletas también completaron una extenuante carrera de 35 minutos, durante la cual se tomaron muestras de su saliva para hacer pruebas. Luego los investigadores compararon los dientes y salivas de los grupos.Comparado con el grupo de control, los atletas mostraron una gran erosión en el esmalte de sus dientes. También tendían a tener más caries, con el riesgo de incrementarse según el aumento en el tiempo de ejercitarse de cada atleta. En general, mientras más horas un atleta se ejercitaba, más propenso era a que tuviera caries.

Sin embargo, los investigadores no encontraron relación, entre consumir bebidas deportivas o ningún otro elemento en la dieta de los atletas y su salud oral. Tampoco encontraron ninguna diferencia entre la cantidad de la saliva de los voluntarios después que los atletas y los que no eran atletas habían estado en descanso.

Pero la situación cambió cuando los atletas se ejercitaron. Durante su experimentada carrera, la cantidad de saliva que ellos produjeron disminuyó progresivamente, significando esto que sus bocas estaban más secas, a pesar de consumir agua u otras bebidas durante el entrenamiento. La composición química de la saliva también cambió, haciéndose más alcalina según continuaba el entrenamiento. Se piensa que un exceso de alcalinidad en la saliva, contribuye al desarrollo de placas y otros problemas en los dientes.

La magnitud de los cambios en la saliva de los atletas durante un entrenamiento fue algo sorpresivo, dijo la Dra. Cornelia Frese, una dentista sénior del Hospital Universitario de Heidelberg que dirigió el estudio.

“Nosotros habíamos pensado que las bebidas deportivas y la nutrición podrían tener la mayor influencia en el deterioro dental, pero no vimos ninguna relación directa entre estos”. “En vez de eso, fueron los cambios de la saliva durante los ejercicios que diferenciaron la salud oral de los atletas de aquellos en el grupo de control”. “Desde que la saliva tiene una función muy protectora para los dientes, dijo, tener menos o una versión químicamente diferente durante el ejercicio, podría suponer un problema”.

Sin embargo, agregó, este estudio fue pequeño y a corto plazo, y en muchas maneras no tan representativo para los riesgos probables en la salud dental que muchos de nosotros enfrentaríamos debido al ejercicio. Los atletas participando en nuestro estudio, tenían un entrenamiento semanal fuerte de nueve horas, dijo.

Todo lo que podemos decir basado en la información de este grupo,  es que un prolongado entrenamiento de resistencia podría ser un factor de riesgo para la salud oral. Aunque sea incierto y poco probable que el ejercicio menos frecuente o intenso afecte asimismo la salud oral.

Sin embargo, hay unas cuantas precauciones que cualquiera que se ejercite y le preocupe su salud oral querría tomar, dijo. Beber agua durante el entrenamiento puede ser el comienzo, aunque la conexión entre la hidratación y la salud oral no está científicamente establecida. En general cepíllate y usa el hilo dental como deberías. Y si eres un atleta de serio rendimiento, asegúrate de visitar un dentista con especialidad en dentición deportiva, dijo la  Dra. Frese.

El objetivo es asegurar que tus dientes se mantengan en buena forma como también el resto de tu cuerpo.

Pili Cuadrado
pilicuadrado6@hotmail.com
No Comments

Post A Comment