Viendo el ejercicio como una fuente inmediata de resultados

ejercicio

Muchas veces no me quiero ejercitar, sencillamente estoy cansada o no me siento con ánimo, pero en ocasiones me obligo y puedo hacer una rutina corta y suave, camino o hago una rutina completa un poco más difícil y, en cualquiera de los casos, después de ejercitarme me siento muchísimo mejor. Y esa sensación de bienestar esta dentro de los resultados inmediatos del ejercicio.

Esto es lo que pasa cuando reformulamos el ejercicio y nos damos cuenta de que aun no queramos ejercitarnos cuando lo hacemos, nos podemos sentir mejor, pensar mejor y tener más energía.

En mi caso particular no me ejercito porque tengo que hacerlo o me han dicho que tengo que hacerlo, si no porque hacerlo me hace sentir mucho mejor.

Estudios han demostrado que aun las personas que odian ejercitarse o que han fallado repetidamente al intentarlo, pueden permanecer y disfrutar de este hábito.

Mucha gente se enfoca en ejercitarse para perder peso o para evitar problemas de salud, en vez de eso es mejor ver el ejercicio—reformularlo– como una actividad que tendrá efectos inmediatos; como sentirnos de mejor ánimo y tener más energía. Verlo como una guía para revitalizarnos y tener el ánimo de disfrutar de las demás cosas.

 

Enfócate en la idea de que todo cuenta

 

La Dra. Michelle Segar, quien dirige el Centro de Política e Investigación de Deporte, Salud y Actividad recomienda que nos enfoquemos en la idea de que todo cuenta.

En vez de la recomendada media hora o 10  minutos de ejercicio moderado 3 veces al día todos los días, ella sugiere que tomemos en cuenta como una manera de ejercitarnos, cuando por ejemplo, subimos escaleras en vez de tomar el elevador, cuando trabajamos en el jardín, cuando bailamos o aún cuando caminamos a un sitio cercano para hacer alguna diligencia.

“Debemos contar cada oportunidad que exista para movernos como un movimiento que valga la pena realizar” dijo.

 

Podemos elegir lo que queremos hacer

 

Debemos darle prioridad a la actividad física y siempre podemos elegir lo que queremos hacer a la hora de ejercitarnos, enfocándonos en cómo nos sentiremos después que lo hagamos. Buscando siempre el beneficio inmediato que tiene el hecho de realizar cualquier actividad física.

Por otro lado, es bueno recordar que cuando no priorizamos nuestro cuidado personal porque estamos ocupados sirviendo a otros, nuestra energía no está repuesta. En vez de eso, estamos exhaustos, y nuestra habilidad de estar ahí para alguien o algo se ve comprometida.

Es por esto que debemos ver la actividad física como una fuente de poder para cualquier otra cosa que queramos conseguir. Y se trata de disfrutar la actividad física, cualquiera que hagamos y no ponernos metas rigurosas para poder disfrutar del hábito del ejercicio regular, en este caso reformulándolo como algo con una remuneración instantánea.

 

 Más…

 

Se flexible. La consistencia triunfa sobre la cantidad. Si vas a ejercitarte y algo surge, es mejor que cortes tu entrenamiento a la mitad en vez de no hacerlo del todo. Recuerda que 10 o 20 minutos de actividad es mejor que ninguna.

 

 

Pili Cuadrado
pilicuadrado6@hotmail.com
No Comments

Post A Comment