Buenos Huesos, Grandes Piezas.

El jueves pasado estuve en la fiesta de otoño de Estudio B, la tienda de diseño de interiores y decoración de mis amigas y clientas, Natalia y Claudia Ravelo, un sitio espectacular y  lleno de sensibilidad,  donde todo está muy bien puesto y en  armonía. Mientras disfrutaba compartiendo con gente entrañable, me llamó la atención el título de un libro en uno de los exhibidores: Good Bones, Great Pieces [Buenos Huesos, Grandes Piezas]

No pude resistir la curiosidad y al hojearlo me di cuenta que éste fue escrito por dos diseñadoras de interiores, una madre y su hija, y algo que me encantó fue la dedicatoria a la abuela, en la cual hay una frase que ésta les enseñó y que dice, que está bien mover las cosas en la vida, siempre y cuando las piezas básicas–core–tengan un significado, y traigan alegría.

El libro habla de las piezas, o muebles, que le dan al hogar longevidad. Estas son grandes piezas con buenos huesos, y van con nosotros donde quiera que vayamos.

Físicamente hablando, podemos perfectamente asociar buenos huesos con longevidad y una gran pieza que es nuestro cuerpo. Y es que lo que nos garantiza un buen envejecimiento es tener huesos fuertes y saludables.

Y para esto hay que ejercitarse. Como habrás podido leer en mi artículo de selección, “Para asegurar la salud de tus huesos empieza temprano”, aunque nada se puede hacer con los tres factores que más influyen en la masa ósea—edad, sexo y genética–los otros dos que sí podemos controlar pueden hacer la diferencia entre, sufrir fracturas en la edad mediana y escapar de los efectos de la osteoporosis hasta después de los 90 años. Estos son la actividad física y los nutrientes que construyen el hueso, calcio y vitamina D.

En general las personas que se ejercitan normalmente, alcanzan una mayor densidad ósea que los que no se ejercitan. El ejercicio físico nos permite mantener la fuerza muscular, la coordinación y el equilibrio, lo que a su vez ayuda a prevenir las caídas y las fracturas.

Piensa en la salud de tus huesos, después de todo, ellos sostienen esa gran pieza que es tu cuerpo y que irá contigo a donde quiera que vayas.

También te gustará: Construyendo Huesos con Pequeños Golpes

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Pili Cuadrado
[email protected]
2 Comments
  • Natalia
    Posted at 10:59h, 30 Octubre Responder

    Me encanto gracias por tus palabras pili ! Exitos para ti siempre.

    • Pili Cuadrado
      Posted at 11:03h, 30 Octubre Responder

      Me alegra amiga querida!! Gracias!!!

Post A Comment